Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
25 JUNIO

LEGISLACIÓN NORMATIVA

Kenia reconsidera la prohibición de cultivos transgénicos para apoyar la seguridad alimentaria

Kenia reconsidera la prohibición de cultivos transgénicos para apoyar la seguridad alimentaria

Kenia está reconsiderando su prohibición de importación en 2012 para el maíz modificado genéticamente, ya que más de 1 millón de sus ciudadanos requieren asistencia humanitaria urgente debido a la prolongada sequía.



Verenardo Meeme

"En los próximos uno o dos meses, tendremos una decisión sobre el futuro de esa prohibición", dijo el profesor Hamadi Mboga, secretario principal del ministerio de agricultura del país, que supervisa la investigación agrícola.

La decisión podría determinar si los agricultores de Kenia pueden finalmente acceder y plantar semillas modificadas genéticamente (GM).

Los residentes de los condados de los ríos Tana, Turkana, Marsabit, Isiolo y Garissa enfrentan una grave escasez de alimentos y agua debido a la prolongada sequía, informó el departamento meteorológico de Kenia en marzo.

"¿Por qué no podemos permitir que se planten variedades tolerantes a la sequía en Turkana, Pokot y Kitui?", Preguntó Florence Mutua, miembro del Parlamento del condado de Busia. "Estaríamos seguros de alimentos si lo hiciéramos. Solo estamos perdiendo el tiempo discutiendo la tecnología de GM. Tenemos capacidad y inteligencia para implementar la tecnología".

Los armeros de pequeños agricultores también están ansiosos por mejorar los cultivos transgénicos, dijo Daniel Mangodu, líder de la Sociedad para Agricultores de Biotecnología de Kenia.

"Estamos esperando estos cultivos modificados genéticamente como ayer", dijo Mangodu. “He estado calculando las pérdidas del cultivo de maíz y algodón. El maíz es atacado por barrenadores incluso antes de que produzca borla. Más del 13 % del total de la cosecha se destruye y ahora se agrava aún más por la sequía y la caída del gusano parejo y la necrosis letal del maíz. Estos desafíos dejan al agricultor con la opción de rociar [pesticidas] hasta 12 veces".

La agenda de los "4 grandes" del gobierno destaca la seguridad alimentaria como una de sus áreas clave de enfoque. La investigación muestra que la demanda de maíz como cultivo básico está aumentando, con una población del país de 48 millones. Las proyecciones estiman que una persona consume una bolsa de maíz por año, y la demanda está superando rápidamente a la oferta. Mboga vincula la baja producción de maíz a las sequías, plagas y enfermedades. 

"Producimos dos toneladas métricas por hectárea, mientras que el estándar global es de 12 toneladas métricas por hectárea", dijo al explicar por qué Kenia está explorando la biotecnología como un medio para mejorar la producción y la seguridad alimentaria.

"Si aprovechamos y exploramos las nuevas herramientas que ofrece la biotecnología, ayudaremos a cerrar la brecha de producción y ayudaremos a los kenianos a no depender de los alimentos de socorro por el resto de sus vidas y sus hijos", dijo Mboga, señalando que la variedad de maíz tolerante a la sequía es Una opción para las comunidades en las regiones más áridas. Más de dos millones de kenianos reciben ayuda alimentaria anualmente.

"Estamos castigando a nuestros agricultores y a las personas involucradas en las cadenas de valor agrícolas al negarles herramientas como la biotecnología", dijo el Dr. Oundo Mudenyo Funyula, miembro electoral del Parlamento.

Kenia ha completado sus ensayos de campos confinados (CFT) en maíz GM. El cultivo pasará a la etapa Pruebas nacionales de desempeño (TNP) una vez que haya sido aprobado por las agencias reguladoras estatales pertinentes. El maíz transgénico resistente a las sequías y resistente a los insectos será una adición importante a la canasta de agricultores, de acuerdo con el Foro Abierto de Kenia sobre Biotecnología Agrícola (OFAB) del capítulo de Kenia. Otros cultivos en investigación de biotecnología en el país incluyen la yuca y el sorgo. El algodón Bt resistente a los insectos se encuentra actualmente en la etapa de desarrollo del TNP.

Solo alrededor del 10 % de la tierra de Kenia es cultivable y la agricultura es predominantemente de secano. La mayoría de los agricultores trabajan sin semillas y tecnología modernas o servicios financieros o de extensión adecuados, lo que ofrece un margen significativo para el aumento de la productividad, según el Ministerio de Agricultura y el informe Feed the Future publicado el mes pasado. 

Mientras tanto, se proyecta que la demanda de alimentos aumentará en al menos un 20 % a nivel mundial en los próximos 15 años, con los aumentos más grandes previstos en el África subsahariana, el sur de Asia y el este de Asia, señala el informe. Casi el 13 % de la población de los países en desarrollo estaba desnutrida en 2014 y 1 de cada 9 personas padecía hambre crónica.Estas estadísticas podrían empeorar ya que se espera que el cambio climático reduzca gravemente la producción de alimentos, especialmente en las regiones con mayor inseguridad alimentaria del mundo.

"Mientras debatimos sobre los cultivos biotecnológicos, seamos objetivos y discutamos la ciencia con la ciencia, la religión con la religión, la política con la política para que podamos lograr un resultado basado en los hechos", instó Mboga. “No nos quedemos atrás en lo que se refiere a la tecnología. En la era del genoma, estas son áreas que debemos explorar como todos los demás en beneficio de nuestra gente".

Kenia tiene una comunidad científica fuerte e instituciones reguladoras fuertes con la capacidad de supervisar y regular los cultivos transgénicos, dijo. "Si lo hacemos bien en la agricultura, lo hacemos bien en la economía", explicó, citando la biotecnología como una oportunidad para que Kenia expanda su economía. La agricultura representa el 33 % del producto interno bruto (PIB) de la nación. "Tenemos posibilidades inmensas si abrazamos las tecnologías".

En un esfuerzo por mejorar la conciencia pública sobre los cultivos y animales GM, la semana pasada se celebró un "diálogo nacional" en la Universidad de Nairobi, organizado por la OFAB, la Organización de Investigación Agrícola y Ganadera de Kenia (KALRO), Autoridad Nacional de Bioseguridad (NBA), Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología (NACOSTI) y Kenya University Biotechnology Consortium (KUBICO).

Mboga dijo que el diálogo continuará educando al público sobre las oportunidades y posibilidades de adoptar la biotecnología agrícola.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 25 de junio de 2019

Fuente: Alliance for Science

Atrás
Cifras del Comercio Exterior Boliviano 2019