Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
12 MARZO

BIOTECNOLOGÍA

Verificación de la investigación: ¿debemos preocuparnos por el glifosato en nuestra cerveza y vino?

Verificación de la investigación: ¿debemos preocuparnos por el glifosato en nuestra cerveza y vino?

El glifosato está de nuevo en las noticias. El herbicida común, que anteriormente ha generado controversia por su posible relación con el cáncer, se ha encontrado en la cerveza y el vino.



Investigadores en los Estados Unidos probaron 15 tipos diferentes de cerveza y cinco tipos diferentes de vino, encontrando rastros del pesticida en 19 de las 20 bebidas.

EcoWatch@EcoWatch

Found in 19 of 20 Beers and Wines Tested http://ow.ly/nNvc30nRkMl  @GMOFreeUSA @uspirg

 

Glyphosate Found in 19 of 20 Beers and Wines Tested

Glyphosate—the active ingredient in Monsanto's Roundup weedkiller—is also a secret ingredient in nearly 20 popular beers and wines. ecowatch.com

Entonces, ¿cuánto deberíamos estar preocupados? Pista: en absoluto. La cantidad detectada estaba muy por debajo de un nivel que podría causar daño. Y no hay detalles suficientes en la sección de métodos para sentirse seguro acerca de los resultados.

¿Cómo se realizó este estudio?

Una de las primeras cosas que hago cuando evalúo una investigación es verificar los métodos, así es cómo los investigadores se dedicaron a recopilar los datos. Lo que encontré no me llenó de confianza.

Los autores dicen que configuran su experimento basándose en una técnica llamada método de espectroscopia de masas. Esta metodología se ha utilizado para medir las cantidades de glifosato en la leche (pero no las bebidas alcohólicas). La espectroscopia de masas es un método muy sensible y específico, y los autores citan las concentraciones que pueden detectarse de manera confiable en la leche con este enfoque.

Pero el método que realmente utilizaron se llama ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA). Es importante destacar que no puede utilizar las concentraciones que pueden detectarse de manera confiable con la espectroscopia de masas para describir la sensibilidad de ELISA. No son compatibles.

ELISA es sensible, pero por lo general no es tan sensible como la espectroscopia de masas, que utiliza un método físico completamente diferente para medir el glifosato.

ELISA también tiene problemas de contaminación cruzada. Las muestras biológicas para la medición de glifosato, ya sea ELISA o espectroscopia de masas, necesitan una preparación cuidadosa de la muestra para evitar la reacción cruzada con cualquier otro material en la muestra, como el aminoácido común glicina, que se parece bastante al glifosato y está presente en cantidades mucho mayores. Pero los autores no dieron ningún detalle sobre la preparación de la muestra utilizada.

Estos problemas hacen que sea difícil confiar en los resultados.

Hemos visto esto antes con declaraciones de detección de glifosato en la leche materna , que no se pudieron duplicar. Entonces, dada la falta de detalles en torno a las metodologías utilizadas, debemos tener cuidado al tomar estas cifras a su valor nominal.

¿Qué encontraron?

En aras de la discusión, aceptemos los valores de los investigadores y echemos un vistazo a lo que significan.

El nivel más alto de glifosato que midieron fue de 51.4 partes por billón en un vino (en la mayoría de las bebidas encontraron mucho menos). Eso es equivalente a 0.0514 miligramos por litro (mg/L).

Los autores citan la propuesta de la Oficina de Riesgo para la Salud Ambiental de California "Sin Nivel de Riesgo Significativo" para el consumo de glifosato de 0.02 mg/kg de peso corporal/día. Los límites se basan en el peso corporal, por lo que una persona más pesada puede estar expuesta a más que una persona que pesa menos, teniendo en cuenta el volumen corporal y el metabolismo.

Esto es mucho más bajo que la ingesta diaria permitida por las autoridades de seguridad alimentaria de la UE y de Australia de 0,3 mg/kg de peso corporal/día.

Pero nuevamente, por el bien de los argumentos, utilicemos los límites propuestos por los californianos y observemos el vino en el que los investigadores midieron la mayor cantidad de glifosato. Con esos límites, un hombre australiano promedio que pesa 86 kg necesitaría beber 33 litros de este vino todos los días para alcanzar el umbral de riesgo. Una persona de 60 kg necesitaría beber 23 litros de este vino cada día.

Si está bebiendo 33 litros de vino al día, tiene problemas mucho más grandes que el glifosato.

El alcohol es un carcinógeno de clase 1. Esos niveles de consumo de alcohol le darían un riesgo cinco veces mayor de cáncer de cabeza, cuello y esófago (y un mayor riesgo de otros cánceres). El riesgo de que el glifosato cause cáncer no se acerca a estos niveles. La ironía es palpable.

Esto ni siquiera tiene en cuenta la posibilidad de morir a causa de la intoxicación por alcohol al beber a este nivel, lo que le ayudará a recuperarse del cáncer.

Y eso es usar los límites californianos altamente conservadores. Usando los límites aceptados internacionalmente, un hombre adulto promedio tendría que beber más de 1,000 litros de vino al día para alcanzar cualquier nivel de riesgo.

Entonces, ¿cómo debemos interpretar los resultados?

El informe no contiene una representación equilibrada de los riesgos del glifosato.

Citan a la Agencia Internacional para la Investigación sobre el hallazgo de glifosato en el cáncer como carcinógeno de clase 2 (probablemente) (el alcohol es de clase 1, un carcinógeno conocido).

Pero no mencionan que la autoridad europea de Seguridad Alimentaria encontró que el glifosato no representaba ningún riesgo de cáncer, ni la Reunión Conjunta de la OMS sobre Residuos de Plaguicidas que muestra que no existe un riesgo significativo de cáncer para los consumidores con exposición normal.

Citan un artículo sobre glifosato que supuestamente aumenta la tasa de crecimiento celular del cáncer de mama, pero no los documentos que no encuentran tal cosa.

No citan el estudio más importante de la exposición humana, el Estudio de salud agrícola, que es el estudio más extenso y largo del efecto del uso del glifosato. Este estudio no encontró un aumento significativo en el cáncer en usuarios altamente expuestos.

El "informe" que afirma que hay glifosato en el vino y la cerveza proporciona información inadecuada para juzgar la precisión de la detección reclamada, y no coloca los hallazgos en el contexto de la exposición y el riesgo.

Incluso teniendo en cuenta sus niveles informados, el riesgo del consumo de alcohol supera ampliamente cualquier riesgo teórico del glifosato. Su discusión no considera de manera justa la evidencia y está orientada a arrojar dudas sobre la seguridad del glifosato.

Para que pueda disfrutar de su cerveza y vino (con moderación), sin miedo al glifosato.

Revisión de pares ciegos

Esta es una evaluación justa y precisa del estudio y sus hallazgos. Dicho esto, es prudente que la comunidad científica se mantenga atenta a los cambios en el suministro de alimentos y los problemas de riesgo potencial para la salud pública. Teniendo en cuenta el uso creciente de glifosato por parte de la industria alimentaria, necesitamos una diligencia continua en esta área. - Ben Desbrow


Los controles de investigación interrogan a los estudios recientemente publicados y cómo se informan en los medios de comunicación. El análisis es realizado por uno o más académicos que no participan en el estudio, y revisado por otro, para asegurarse de que sea preciso.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 12 de marzo de 2019

Fuente: The Conversation

Atrás

También puede interesarte leer


´ Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior

DESCARGUE GRATIS