Hoja de ruta para la acción climática en América Latina y el Caribe 2021-25



En América Latina y el Caribe, la aceleración del cambio climático está aumentando la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos. En 2020, se produjo la temporada de incendios más catastrófica de la historia en la región del Pantanal y una cifra récord de tormentas durante la temporada de ciclones en el Atlántico. Eta e Iota, dos huracanes de categoría 4, afectaron a más de 8 millones de personas en América Central y causaron daños estimados en decenas de miles de millones de dólares. En Honduras, el promedio anual de pérdidas debidas a los eventos climáticos se estima en un 2,3 % del producto interno bruto (PIB). En la clasificación de los impactos de los fenómenos meteorológicos extremos entre 2000 y 2019, cinco países del Caribe figuraron entre los 20 primeros a nivel mundial en términos de víctimas fatales per cápita, mientras que en términos de pérdidas económicas como proporción del PIB, ocho de los 20 países que encabezaron la lista se encuentran en el Caribe. Se prevé que los fenómenos de precipitaciones extremas, que causan inundaciones y deslizamientos de tierra, se intensifiquen en magnitud y frecuencia debido al cambio climático, y que un aumento de 1,5 °C en la temperatura media mundial provoque un incremento de hasta el 200 % la población afectada por las inundaciones en Colombia, Brasil y Argentina; el 300 % en Ecuador; y el 400 % en Perú. Los eventos climáticos reducen los ingresos del 40 % más pobre de la población en más del doble del promedio de la población de América Latina y el Caribe y podrían arrastrar a la pobreza extrema a entre 2,4 y 5,8 millones de personas en la región para el 2030.

Documento en español.



Tamaño: 1,31

Publicado: 22 de septiembre de 2022

Fuente: Banco Mundial

Descargar documento