06 JUNIO
Aumentando la resiliencia del sector pecuario

Aumentando la resiliencia del sector pecuario



Las poblaciones, en especial las que dependen de la agricultura, están cada vez más expuestas a sequías, e inundaciones u otros efectos del cambio climático, así como a brotes epidémicos y emergencias, los cuales plantean graves riesgos para su seguridad alimentaria y nutricional.

Los brotes epidémicos tanto en humanos como en animales se han incrementado en las últimas décadas, alcanzando escalas internacionales, según reportes de la Red Mundial de Alerta y Respuesta ante Brotes Epidémicos (GOARN), y de la Organización Mundial de la Salud Animal (OIE), con consecuencias en la vida y la salud de personas y animales, en el comercio y en la economía de los países afectados. De acuerdo con los expertos de la OIE y el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), los cambios climáticos y medioambientales podrían asociarse con muchas enfermedades animales emergentes y reemergentes, incluidas las zoonosis. Otros factores como la globalización, conforman un complejo de relaciones que también aumentan los riesgos vinculados con la emergencia y reemergencia de enfermedades (OIE, 2010).

Ante esta situación, los países han emprendido diferentes esfuerzos para establecer directrices o recomendaciones a nivel de la producción, que promueven prácticas para la salud animal y la inocuidad de alimentos, y para la adaptación al cambio climático; sin embargo, establecidas en su gran mayoría, con enfoques sectoriales de acuerdo a las competencias de las instituciones involucradas.

Para los países, resulta prioritario fortalecer sus servicios veterinarios con el fin de afrontar eficazmente los nuevos desafíos globales y prestar servicios que respondan a las necesidades y expectativas de todas las partes interesadas.

Publicado: 06 de junio de 2017

Fuente: IICA

Atrás