El apilamiento de tres genes de resistencia al tizón tardío de las especies silvestres directamente en las variedades de papa de las tierras altas de África confiere una resistencia de campo completa a las razas locales del tizón



Considerado responsable de un millón de muertes en Irlanda y la hambruna generalizada en el continente europeo durante la década de 1840, el tizón tardío, causado por Phytophthora infestans, sigue siendo la enfermedad más devastadora de la papa (Solanum tuberosum L.) con una pérdida de rendimiento anual de entre el 15 % y el 30 %. en el África subsahariana, que afecta principalmente a los pequeños agricultores. 

Aquí mostramos que la transferencia de tres genes de resistencia (R) de parientes silvestres [RBRpi-blb2 de Solanum bulbocastanum y Rpi-vnt1.1 de S.venturii] a la papa proporcionó una resistencia completa en el campo durante varias temporadas. Observamos que el apilamiento de las tres genes R produjeron una alta frecuencia de eventos transgénicos con resistencia al tizón tardío. 

En el campo, 13 eventos transgénicos resistentes con el apulado de las 3 de genes de las variedades de papa "Desiree" y "Victoria" creció normalmente sin mostrar daños de patógenos y sin ningún tipo de fungicida, mientras que sus variedades equivalentes no transgénicas se eliminaron rápidamente. 

Las características de la población de patógenos locales sugieren que la resistencia al tizón tardío puede ser duradera porque tiene una diversidad baja y consiste esencialmente en un solo linaje, 2_A1, que expresa los genes de los detectores de la avirulencia afines. Los rendimientos de dos eventos transgénicos de "Desiree" y "Victoria" cultivados sin fungicida para reflejar a los agricultores de pequeña escala se estimaron en 29 y 45 t/ha, respectivamente. 

Esto representa un aumento de tres a cuatro veces sobre el promedio nacional. Por lo tanto, estas variedades de papa resistentes al tizón tardío, que son las variedades preferidas de los agricultores.



Tamaño: 0,628

Publicado: 10 de enero de 2019

Fuente: Plant Biotechnology Journal

Descargar documento