Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
21 MAYO

BIOTECNOLOGÍA

La ciencia africana avanza hacia el desafío COVID

La ciencia africana avanza hacia el desafío COVID

A medida que el coronavirus se propaga por África, lanzando una pandemia que la Organización Mundial de la Salud, advierte que podría



Joseph Opoku Gakpo

Los ventiladores de bajo costo, los kits de prueba COVID-19, el equipo de protección personal impreso en 3D y las plataformas de inteligencia artificial son solo algunas de las herramientas innovadoras que los científicos africanos han desarrollado al exigir una estrategia coordinada para abordar una crisis de atención médica que  podría causar 190,000 muertes en el continente.

Proyectos prometedores en África

En Senegal, la organización de investigación biomédica Pasteur Institute ha colaborado con una empresa británica para desarrollar kits de prueba de diagnóstico en el hogar COVID-19 de $ 1 que pueden dar resultados en 10 minutos. Actualmente se están realizando pruebas de validación para los kits de prueba y los desarrolladores dicen que podrían estar disponibles a principios de junio en África y más allá. Cuando se amplía, estas pruebas de bajo costo podrían ayudar a abordar las preocupaciones de que las cifras sobre la tasa de propagación del coronavirus en África no muestran una imagen real debido a las capacidades de prueba limitadas.

Es por eso que SENEGAL es tendencia en caso de que te lo preguntes ... pic.twitter.com/OWCw2HSsd3

- Fátima Yerima Askira (@Fatiskira) 26 de abril de 2020

En Ghana, la universidad más importante del país centrada en la ciencia, la Universidad de Ciencia y Tecnología Kwame Nkrumah (KNUST), ha desarrollado Pruebas de diagnóstico rápido (RDT) para COVID-19 que pueden producir resultados en 15-20 minutos, en lugar de las 48 horas toma el método de prueba actual del país. Una declaración en el sitio web de la universidad dice que la prueba detecta anticuerpos producidos por el cuerpo para combatir la infección por coronavirus aproximadamente siete días después de la infección, incluso en pacientes asintomáticos. Los desarrolladores dicen que están esperando la aprobación de la Autoridad de Drogas y Alimentos de Ghana para que puedan ser producidos en masa para su uso.

En Uganda, la empresa automotriz Kiira Motors Corporation y la Escuela de Salud Pública de Makerere han desarrollado un ventilador de bajo costo que se puede utilizar para ayudar a los pacientes críticos con COVID-19 que necesitan ayuda para respirar. Están produciendo el primer lote de 40 ventiladores para su uso. Un informe del New York Times el mes pasado afirmó que hay menos de 2,000 ventiladores en 41 países africanos. En comparación, había unos 160,000 ventiladores en los EE.UU. antes de la pandemia y se espera que el país reciba otros 200,000 antes de fin de año.

Invenciones como esa en Uganda podrían ayudar a aumentar la disponibilidad de ventiladores para más personas en el continente en caso de que se enfermen gravemente por COVID-19. Los científicos de la Universidad de Makerere también han desarrollado un kit de prueba COVID-19 de bajo costo que puede entregar resultados rápidamente, ofreciendo la esperanza de una "solución local" para las necesidades de prueba de África subsahariana.

En Nigeria, la startup de salud Wellvis Health ha desarrollado la Herramienta de clasificación COVID-19, una plataforma en línea que permite a los usuarios autoevaluar sus posibilidades de tener el coronavirus. Aquellos en alto riesgo se ponen en contacto con un profesional médico para obtener más instrucciones.

En Túnez, el Instituto Nacional de Ciencias y Tecnología Aplicadas (INSAT) ha desarrollado una plataforma de inteligencia artificial que analiza las imágenes de rayos X de pulmón cargadas en Internet y detecta si un individuo tiene COVID-19 o no. La innovación, que cuenta con el apoyo financiero de la organización de desarrollo internacional del gobierno alemán, GIZ, la Sociedad Italiana de Radiología Médica y el gigante tecnológico IBM, está esperando la aprobación del Ministerio de Salud de Túnez antes de que pueda ser utilizada en instalaciones de salud.

Traducción: Cecilia González P.

En Kenia, la firma de impresión 3D Ultra Red Technologies y otras impresoras 3D han comenzado a diseñar e imprimir equipos de protección personal en 3D de costo relativamente bajo, protectores faciales de plástico y prototipos para ventiladores que utilizan prototipos de código abierto desarrollados en Suecia.

Del mismo modo, la firma sudafricana de inteligencia artificial Robots Can Think y WomeninAI South Africa, ambas dirigidas por la empresaria de tecnología Natalie Raphil, están utilizando impresoras 3D para diseñar y producir alrededor de 100 máscaras diarias para su uso en hospitales en la capital, Johannesburgo. También en Sudáfrica, Praekelt.org ha creado una plataforma COVID-19 de alerta de salud basada en WhatsApp para ayudar a contrarrestar la información errónea sobre la enfermedad al proporcionar respuestas automáticas a las preguntas frecuentes sobre el virus. Unos 3,5 millones de personas utilizaron la plataforma en sus primeros diez días y la OMS ahora se está asociando con la empresa para crear plataformas similares en todo el mundo en diferentes idiomas.

"La producción en masa requiere una gran inversión"

En Etiopía, Ezedine Kamil, estudiante de ciencias naturales de 18 años, ha desarrollado 30 inventos relacionados con COVID-19. Trece de ellos ya han sido patentados, pero la falta de fondos está obstaculizando los esfuerzos de ampliación. Los productos de Kamil incluyen ventiladores de bajo costo, dispositivos de advertencia que hacen que las personas no se toquen la cara y un dispensador de jabón eléctrico sin contacto. En su comunidad Welkite, un pueblo rural a 160 kilómetros de la capital etíope, Addis Abeba, una universidad local ha producido 50 de sus dispensadores y los ha distribuido a varios lugares públicos, incluidos hospitales.

“La producción en masa requiere una gran inversión. Está más allá de mi capacidad comenzarlo solo. Requiere una gran inyección de capital. Y el mayor problema en este país es que los inventores que quieren trabajar por su propia iniciativa nunca reciben apoyo financiero del gobierno", dijo Kamil a DW de Alemania.

La oficina regional de la OMS para África también ha estado trabajando para alentar las innovaciones para ayudar a combatir el virus. El mes pasado, la oficina organizó un 'hackathon' virtual que reunió a 100 innovadores líderes de todo el África subsahariana para encontrar soluciones creativas para combatir COVID-19. El grupo que ganó la competencia desarrolló un concepto de herramienta de detección con la capacidad de mapear los casos de prueba COVID-19 y clasificar los resultados de acuerdo con su nivel de riesgo. El equipo dirigido por el ingeniero biomédico ghanés Laud Basing ganó un premio en efectivo de $ 10,000 para ampliar su idea.

“A medida que COVID-19 se propaga rápidamente por África, generando preocupaciones sobre la tensión en los sistemas de salud ya frágiles, ha quedado claro que las soluciones en la respuesta requieren acciones más allá del sector de la salud. La innovación puede desempeñar un papel fundamental en ese sentido. Debería ser parte de nuestro ADN en el futuro", explicó el Dr. Moredreck Chibi, asesor regional de innovación de la OMS que facilitó el evento, en un comunicado de la OMS África.

Los científicos africanos hacen un llamado a los gobiernos y otras partes interesadas para que tomen las medidas necesarias para apoyar adecuadamente tales innovaciones tecnológicas en todo el continente para ayudar a combatir la enfermedad. Tres científicos de la Universidad de Ciudad del Cabo escribieron un artículo de opinión en el sitio web de la institución destacando la "necesidad urgente de que los organismos reguladores nacionales desarrollen e implementen mecanismos dedicados de seguimiento rápido para apoyar este tipo de tecnologías".

“Ahora más que nunca, se ha motivado fuertemente la necesidad de aumentar los fondos de investigación para fortalecer las respuestas de los científicos africanos. Y la investigación debe ser acelerada. Deben hacerse algunos cambios para facilitar esto”, escribieron los científicos Salome Maswime, Collet Dandara y Sudesh Sivarasu.

Publicado: 21 de mayo de 2020

Fuente: Alliance for Science

Atrás

También puede interesarte leer


´