Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
28 NOVIEMBRE

CAMBIO CLIMÁTICO

Los activistas ecológicos deben dar una oportunidad a la energía nuclear si realmente quieren abordar las emisiones de CO2

Los activistas ecológicos deben dar una oportunidad a la energía nuclear si realmente quieren abordar las emisiones de CO2

La producción de paneles solares y turbinas eólicas requiere materiales peligrosos. A diferencia de los desechos nucleares, no existen planes adecuados sobre cómo lidiar con estos subproductos. ¿Es hora de repensar las cosas?



Pieter Cleppe

El mes pasado, un informe del Partido Verde de Alemania concluyó que  18 plantas de energía nuclear en la Unión Europea están funcionando sin haber sido objeto de una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Las conclusiones pretendían sugerir que las centrales nucleares de la UE no son seguras. Sin embargo, una EIA no solo es un requisito legal que solo se requiere en ciertas circunstancias, sino que no tiene ninguna relación con la seguridad.

Para abordar las consideraciones de seguridad, existen pruebas de resistencia a medida de la UE junto con evaluaciones nacionales. Sin embargo, las noticias que acapararon los titulares, como la reciente decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJCE) de que una decisión de 2015 de extender la vida útil de dos centrales nucleares belgas por 10 años más era ilegal porque Bruselas no realizó EIA, efectivamente sirve para socavar a los populares apoyo de la energía nuclear.

El hecho de que los verdes belgas reaccionaron a la decisión del TJCE al afirmar que "la transición energética hacia las energías renovables ahora debe acelerarse" indica que los verdes permanecen profundamente escépticos sobre la energía nuclear, mientras defienden las energías renovables. Pero incluso en el movimiento verde, la marea está cambiando.

Según la Agencia Internacional de Energía, la energía nuclear es la segunda fuente de energía baja en carbono del mundo en la actualidad, y representa el 10 % de la generación mundial de electricidad. Eso es solo el segundo de la energía hidroeléctrica, que representa el 16 %. Advierte que sin cambios en las políticas, las economías avanzadas podrían perder el 25 % de su capacidad nuclear para 2025 y hasta dos tercios de ella para 2040. Si le preocupan los niveles de CO2, son malas noticias. Sin energía nuclear, las emisiones de la generación de electricidad habrían sido casi un 20 % más altas entre 1971 y 2018, según la AIE.

A pesar de los cambios de política en países como Alemania y Bélgica, actualmente se están construyendo 50 nuevos reactores nucleares en todo el mundo (15 de los cuales se encuentran solo en China), y se están desarrollando constantemente nuevas tecnologías. Tome pequeños reactores modulares (SMR), que son mucho más seguros gracias a su dependencia de sistemas "pasivos", que consumen menos energía. Empresas tan diversas como NuScale Power, Rolls-Royce y China National Nuclear Corp. (CNNC) apuestan por su éxito.

Y ahí radica el problema: si bien muchos defensores de las energías renovables y la tecnología de baterías señalan cómo el desarrollo tecnológico futuro resolverá sus muchas deficiencias, muy pocos suponen que el progreso tecnológico es posible para la tecnología nuclear. Por el contrario, las innovaciones se descartan de forma rutinaria y se pintan como peligrosas.

Un ejemplo es la planta de energía nuclear flotante Akademik Lomonosov , a la que Greenpeace denominó "Chernobyl on ice", un intento de expresar sus temores antes de partir de Murmansk a la región ártica de Rusia. Ese alarmismo ignora el hecho de que la planta está destinada a reemplazar una central eléctrica a carbón y una central nuclear envejecida, eliminando aproximadamente medio millón de toneladas de emisiones de CO2 por año.

Si bien el Lomonosov es el primero de su tipo, los reactores nucleares se han ido al mar desde 1955, desde el primer submarino de propulsión nuclear, el USS Nautilus partió. No sorprende entonces que la Autoridad de Seguridad Nuclear y Radiación de Finlandia (STUK) haya declarado que el transporte de Akademik Lomonosov a lo largo del Golfo de Finlandia "no representará ninguna preocupación". 

En este contexto de escepticismo hacia la energía nuclear, es importante observar cuán respetuosas con el medio ambiente y económicamente eficientes son las energías renovables. La producción de paneles solares y turbinas eólicas requiere materiales peligrosos y, a diferencia del caso de los desechos nucleares, no hay planes adecuados sobre cómo lidiar con estos subproductos, que se espera que alcancen los 78 millones de toneladas métricas para 2050.

En un informe especial sobre la decisión de 2011 de Alemania de eliminar gradualmente la energía nuclear, Der Spiegel  señala que "el mayor proyecto político emprendido desde la reunificación de Alemania se enfrenta al fracaso". La revista señala que "la mayor parte de la electricidad que necesita Alemania todavía se produce quemando carbón". Añade que "tecnológicamente hablando, es posible hacer que el sistema energético esté libre de combustibles fósiles para 2050", pero que podría costarle a Alemania a "3,4 billones de euros". Esto, después de que los precios de la electricidad alemanes ya se hayan disparado en los últimos años.

Según la revista, "apenas existe un proyecto de energía eólica que no se pelee", y los ciudadanos desconfían de las torres de transmisión eléctrica que empujan a los políticos a enterrar las líneas eléctricas "bajo tierra", que es "muchas veces más costoso y lleva años más". Como resultado, la revista concluye que "el auge de la energía eólica ha terminado".

Además, la decisión de Alemania fue una reacción instintiva al desastre de Fukushima en Japón, una medida que no fue respaldada por todos los ambientalistas. Uno de los activistas ambientales más respetados del Reino Unido, George Monbiot, escribió que “como resultado del desastre en Fukushima, ya no soy neutral en lo nuclear. Ahora apoyo la tecnología ", explicando que esto realmente equivalía a la prueba definitiva para la energía nuclear:" Una planta vieja con características de seguridad inadecuadas fue golpeada por un terremoto monstruoso y un gran tsunami. [...] Sin embargo, hasta donde sabemos nadie ha recibido todavía una dosis letal de radiación ”, una cifra revisada por el gobierno japonés a 1 el año pasado.

Como siempre en política, nunca es en blanco y negro. Un debate justo debe incluir tener en cuenta las ventajas y desventajas de todas las fuentes de energía. También significa examinar el potencial presente y futuro de una tecnología para responder a los desafíos energéticos del mundo. Y teniendo en cuenta todas las cosas, la energía nuclear merece una oportunidad más justa.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 28 de noviembre de 2019

Fuente: Indipendent

Atrás

También puede interesarte leer


´