Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
05 NOVIEMBRE

HISTORIAS INSPIRADORAS

Bambú quemado como combustible de biomasa en el suroeste de Japón

Bambú quemado como combustible de biomasa en el suroeste de Japón

Se inició un experimento con bambú como combustible de biomasa en la ciudad de Nankan de la prefectura de Kumamoto, una importante área productora de bambú en el suroeste de Japón, para ayudar a evitar que el material vegetal se desperdicie.



El experimento fue el resultado de una colaboración entre la Organización de Desarrollo de Nueva Tecnología Energética e Industrial (NEDO) y las empresas locales con la esperanza de utilizar bambú. Se produce cuando el abandono de los bosques de bambú debido a la caída de la demanda del material surge como un problema en todo el país.

La prefectura de Kumamoto es el segundo mayor productor de bambú de Japón después de la prefectura de Kagoshima. En 2015, se establecieron tres empresas en Nankan con fondos de empresas locales en un intento de crear un modelo de negocio bajo el cual el bambú podría utilizarse mientras se revitaliza la economía. Uno de ellos maneja el corte de bambú y la primera etapa de procesamiento, mientras que los otros dos procesan el bambú en material de construcción y generan electricidad y suministran calor con el uso de bambú como combustible de biomasa.

Bamboo Energy Co., que maneja el lado de la generación de energía de la empresa, comenzó a investigar el uso del bambú como combustible de biomasa junto con NEDO en 2015. Descubrieron que cuando la ceniza de bambú se derritiera y endureciera, se adheriría al horno y sería complicada la combustión. Sin embargo, cuando se mezclaron con corteza de cedro y otro material, pudieron elevar la temperatura a la que se derritió la ceniza de combustión y lograron reducir la temperatura dentro del horno para evitar que se derritiera.

En una instalación que se completó en agosto, el bambú se quemó para calentar y evaporar el aceite y girar las turbinas, y se logró una producción máxima de aproximadamente 1,000 kilovatios. Además de la generación de electricidad, se suministra calor, en parte con agua caliente. La mayor parte de la energía y el calor se transfieren a la fábrica de Bamboo Material, una compañía que participa en el proyecto que procesa los materiales de construcción, reduciendo así los costos de esa compañía.

Las empresas probarán la forma más eficiente de operación durante el próximo año y medio. Alrededor de 2023, planean tener la planta en funcionamiento durante unos 330 días al año, utilizando unas 8.800 toneladas métricas de bambú, y tener una facturación anual de 300 millones de yenes.

"Para resolver el problema local del abandono de los bosques de bambú, queremos buscar formas de aprovechar al máximo el uso del bambú como combustible para la generación de energía de biomasa", dijo un representante de Bamboo Energy Co.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 05 de noviembre de 2019

Fuente: The Mainichi

Atrás