Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
08 OCTUBRE

HISTORIAS INSPIRADORAS

Los beneficios para la salud humana de los cultivos transgénicos

Los beneficios para la salud humana de los cultivos transgénicos

Los cultivos genéticamente modificados (GM) representan la tecnología más rápidamente adoptada en la historia de la agricultura, ya que han alcanzado los 25 años de producción comercial.



Cultivada por millones de agricultores, muchos en países en desarrollo, la tecnología proporciona beneficios económicos y ambientales significativos, como reducciones en el uso de productos químicos del 37 %, mayores rendimientos del 22 % y mejores ganancias agrícolas del 68% (Klümper y Qaim, 2014). Si bien el conocimiento y la conciencia de estos beneficios se comunican cada vez más, menos conocidos son los beneficios que los cultivos transgénicos están proporcionando a los humanos y la salud humana.

De un porcentaje de adopción, los países con producción agrícola altamente industrializada a gran escala son los benefactores importantes. La producción en Argentina, Australia, Brasil, Canadá y EE.UU. representa la mayor parte de la superficie de cultivo transgénica mundial, y los agricultores de estos cinco países capturan la mayoría de los beneficios económicos y ambientales. Por el contrario, debido a la falta de producción agrícola mecanizada, son los pequeños agricultores propietarios de tierras en los países en desarrollo los que obtienen la mayoría de los beneficios para la salud humana.

Reducciones en intoxicaciones por pesticidas

Si bien la aplicación de productos químicos agrícolas está altamente mecanizada en los países industriales, no se puede decir lo mismo de los países en desarrollo, donde la mayoría de las aplicaciones se realizan a través del trabajo humano utilizando aplicadores de mano. Con tamaños de granja promedio comúnmente <10 acres en muchos países en desarrollo, los tamaños de campo son aún más pequeños, lo que resulta en gran parte, si no todo, del trabajo de campo (siembra, deshierbe, pulverización y cosecha), que se realiza a mano. Las aplicaciones químicas, especialmente los insecticidas en cultivos como el algodón y el brinjal, requieren numerosas aplicaciones a lo largo de la temporada de crecimiento para garantizar que el daño causado por los insectos sea lo más mínimo posible. Esto es crucial con la producción de brinjal ya que la evidencia visual del daño causado por insectos impide la venta de productos para el consumo público, lo que resulta en pérdidas de ingresos significativas. La aplicación de insecticidas debe realizarse a medida que las plantas crecen y maduran, mediante el uso de pulverizadores de mochila, lo que resulta en la absorción de residuos químicos por parte de la piel. La exposición a productos químicos como este da como resultado la enfermedad de la persona que aplica los productos químicos, conocida como envenenamiento por pesticidas. Los cultivos transgénicos, particularmente el algodón Bt, han resultado en reducciones significativas en los casos de intoxicación por pesticidas debido a la reducción de las aplicaciones y los niveles reducidos de exposición a los insecticidas.

Se han cuantificado las reducciones en las intoxicaciones por pesticidas de los agricultores en China, India, Pakistán y Sudáfrica. A menudo, los casos de intoxicación por pesticidas no se informan formalmente a los centros de salud y los resultados de la intoxicación por pesticidas pueden subestimarse debido a la falta de informes. En Sudáfrica, los agricultores redujeron las aplicaciones de pesticidas de 11.2 por año a 3.8, y los casos reportados de envenenamiento por pesticidas disminuyeron de más de 50 por año a <10 durante los primeros 4 años de adopción del algodón Bt (Bennet et al., 2003). Un tercio de los productores de algodón no Bt en China informaron casos de envenenamiento por pesticidas, en comparación con el 9 % de los productores de algodón Bt (Hossain et al., 2004) La evaluación de los impactos en la salud en India revela una reducción en los casos de envenenamiento por pesticidas de 2.4 a 9 millones de casos por año (Kouser y Qaim, 2011). Acumulativamente, desde 2003, cuando el algodón Bt se comercializó por primera vez en India, se han producido un mínimo de 38 millones de casos menos de envenenamiento por pesticidas, con un potencial superior de 144 millones. Los agricultores en Pakistán que cultivaban algodón no Bt informaron hasta siete casos de envenenamiento por pesticidas en la temporada de crecimiento, con un 35 % que no informaron casos, frente a los productores de algodón Bt que informaron hasta seis envenenamientos con un 45 % que no informaron ninguno (Kouser y Qaim, 2013).

Una evaluación médica de 246 agricultores chinos, que incluyó 35 indicadores de salud, encontró que los fungicidas asociados con la producción de algodón no Bt tenían vínculos con la función hepática dañada, mientras que los insecticidas utilizados en la producción de algodón no Bt pueden estar asociados con daño nervioso severo ( Zhang et al., 2016). Se encontró que el uso de cultivos no tolerantes al glifosato probablemente reduzca la función renal y disminuya el ácido fólico sérico.

Cambios en el suicidio campesino

Los desafíos y problemas de salud mental afectan todos los ámbitos de la vida y los sectores económicos, y la agricultura no es diferente. El acceso a suficientes recursos de salud mental puede ser problemático dentro del sector agrícola debido a las áreas rurales, ubicaciones remotas y la falta de acceso a los sistemas de apoyo de salud mental. Desafortunadamente, el suicidio es una preocupación en la agricultura. India tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo, y la investigación ha examinado la relación entre el suicidio de los agricultores y la adopción de algodón GM.

La investigación que examinó la relación entre el suicidio agrícola y la adopción del algodón Bt reveló una meseta de la tasa de suicidios después de la comercialización del algodón Bt (Gruère y Sengupta, 2011). Los suicidios de los agricultores tenían una tendencia al alza de 15 000 por año, alcanzando su punto máximo en 2004, un año después de que el algodón Bt se comercializara por primera vez en la India. Para 2007, la tasa de suicidio real era un 25 % inferior a la tasa de suicidio extrapolada. Acumulativamente, la tasa reducida de suicidio asociada con la adopción del algodón Bt representa la prevención de un mínimo de 75 000 suicidios de agricultores.

Disminuir la incidencia de cáncer

El desarrollo de variedades de cultivos resistentes a los insectos ha comenzado a tener un notable potencial para mejorar la salud humana a través de la reducción de las tasas de cáncer. Antes de la comercialización de los cultivos Bt, en particular el maíz, el daño causado por los insectos al cultivo cosechado aumentó el potencial para el desarrollo de efectos nocivos para la salud. Un estudio de 21 años de producción de maíz cuantificó que el maíz Bt contenía concentraciones más bajas de micotoxinas (29 %), fumonisinas (31 %) y thricotecens (37 %) (Pellegrino et al., 2018) Las micotoxinas son tóxicas y cancerígenas para humanos y animales y son mucho más preocupantes en los sistemas alimentarios de la economía en desarrollo, donde el acceso a las pruebas de toxicidad de seguridad alimentaria es menos frecuente. Las fumonisinas se correlacionan con la causa de tasas más altas de defectos del tubo neural en las dietas altas en maíz (Missmer et al., 2006). Con los desafíos de seguridad alimentaria existentes en muchos países en desarrollo, el maíz que contiene micotoxinas se consume como parte de la dieta familiar debido a la falta de otra opción.

Beneficios para la salud mental

Un factor no evaluado hasta la fecha son las mejoras en la salud mental incurridas por los adoptadores de cultivos GM. El estrés en la agricultura es como cualquier otro sector de la economía empresarial, aunque en el sector agrícola, el estrés puede estar más relacionado con el servicio de la deuda financiera y el potencial de la pérdida de cosechas. Ambos factores pueden contribuir a la carga de estrés de los agricultores. Con los rendimientos cuantificados más altos de los cultivos transgénicos (Klümper y Qaim, 2014), los agricultores ahora pueden ganar cierto grado de confianza de que su cultivo no fallará debido a las presiones de los insectos, se vencerá con las malezas y será más resistente en caso de que ocurra una sequía.

Beneficios nutricionales

Los cultivos genéticamente modificados han hecho contribuciones significativas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, en particular los objetivos 1 (reducir la pobreza) y 2 (reducir el hambre). Si bien el aumento de los rendimientos ha contribuido a aumentar los ingresos de los hogares, lo que reduce la pobreza, el aumento de los rendimientos también ha mejorado la seguridad alimentaria de los hogares. Se han adoptado cultivos transgénicos biofortificados, lo que aumenta la disponibilidad de micronutrientes (Hefferon, 2014) Los alimentos nutricionalmente mejorados mejoran la ingesta de nutrientes de un individuo, previniendo y/o tratando las principales causas de muerte, como cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares e hipertensión. Mejorar el contenido nutricional del consumo diario de alimentos ciertamente tiene efectos diarios, pero son de gran importancia los efectos a largo plazo que se extienden por décadas a lo largo de la vida de un individuo.

En muchos casos, mejorar los macronutrientes (proteínas, carbohidratos, lípidos, fibra) y micronutrientes (vitaminas, minerales, metabolitos funcionales) tiene mejoras significativas en la salud infantil, como la reducción de la ceguera debido a la falta de disponibilidad de vitaminas. El contenido mejorado de nutrientes de los alimentos, especialmente el aumento en la disponibilidad de minerales, contribuye a mejorar los sistemas de inmunidad y reduce el retraso del crecimiento. En muchos países en desarrollo, la ingesta de nutrientes a base de plantas representa el cien por ciento de la dieta de nutrientes de un individuo, destacando aún más la importancia de los alimentos derivados de cultivos mejorados nutricionalmente. A medida que se entiendan mejor los beneficios de la nutrición infantil mejorada en el futuro, el valor total de los cultivos y alimentos GM mejorados nutricionalmente puede no realizarse durante varias décadas.

Observaciones finales

Mientras que millones de agricultores que cultivan algodón Bt están experimentando una menor incidencia de envenenamiento por pesticidas, todos los 17 millones de agricultores que cultivan cultivos transgénicos en todo el mundo tienen una exposición química reducida. Ciertamente, las tasas reducidas de envenenamiento por pesticidas, posiblemente en más de 100 millones de casos, son una estadística vital de los beneficios de los cultivos GM, pero quizás la más importante es la contribución a la mejora de la salud mental de los agricultores, especialmente aquellos en la India. El suicidio es una parte devastadora de la agricultura, a la que ningún país es inmune y la meseta observada y ahora la reducción en las tasas de suicidio de los agricultores indios es un beneficio que simplemente no se puede superar. Al permitir que los productores de algodón sean más rentables, el algodón Bt ha permitido que decenas de miles de productores de algodón de la India tengan más opciones y oportunidades para seguir cultivando.

Las continuas mejoras en la salud mental derivadas del estrés reducido del potencial de fracaso de los cultivos y los efectos dañinos que esto tiene sobre la rentabilidad y la seguridad alimentaria, aunque son significativamente difíciles de medir, continuarán siendo uno de los beneficios excepcionales, pero silenciosos, de la producción de cultivos transgénicos.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 08 de octubre de 2019

Fuente: Plant Biotechnology Journal

Atrás

También puede interesarte leer


´