Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
09 MAYO

HISTORIAS INSPIRADORAS

Mejoramiento convencional y biotecnología para hackear a la sequía

Mejoramiento convencional y biotecnología para hackear a la sequía

El Ingeniero Agrónomo Francisco Ayala, Gerente de Producto de Bioceres, explica cómo la tecnología HB4 puede aportar incrementos de rendimiento en ambientes con altos niveles de estrés.



Las plantas a través de la evolución, al igual que los demás seres vivos, desarrollaron un proceso que les permite vivir lo suficiente para poder reproducirse. Podemos imaginar que la vida de una planta se asemeja a una máquina, que se adapta a su medio a través de un software que fue perfeccionado durante millones de años. Este programa biológico es responsable de tomar las decisiones que con mayor probabilidad aseguren la descendencia.

La respuesta a la sequía forma parte del núcleo o parte fundamental del programa de supervivencia de las plantas. Diferentes especies han desarrollado variados mecanismos para subsistir y reproducirse aún en ambientes con escasa disponibilidad de agua. Los mecanismos de respuesta tienden a activarse ante las primeras señales ambientales porque la estrategia de supervivencia es conservadora: minimiza los riesgos aun a costa de detener el crecimiento. Esto explica por qué las plantas silvestres son tan exitosas para cumplir su ciclo de vida, pero también ayuda a entender su escasa productividad en comparación a la de sus parientes domesticados.

Durante siglos, el mejoramiento genético ha generado variedades modificando el software del cultivo para incluir algunas estrategias de toma de riesgo más compatibles con la producción que con la supervivencia, particularmente en ambientes altamente favorables. Pero existe consenso sobre que la herencia evolutiva de los cultivos todavía se refleja en la exagerada anticipación de los mecanismos de respuesta a la sequía.

A principios de los años 90 un grupo de investigación del CONICET y la UNL, liderado por la Dra. Raquel Chan, descubrió un gen de girasol con un importante rol en la regulación de los mecanismos de respuesta a la sequía y la salinidad. Por su naturaleza, este gen logra hackear el software de las plantas evitando la respuesta habitual a la sequía y manteniendo el crecimiento durante algunos días adicionales. Este mecanismo contra intuitivo se ve perfeccionado por un nulo impacto en el rendimiento bajo condiciones de crecimiento no limitante. A partir de este descubrimiento Bioceres decide embarcarse, en el año 2003, en el desarrollo de la tecnología HB4® de tolerancia a sequía y salinidad combinada con la resistencia al herbicida glufosinato de amonio en varios cultivos.

Durante el proceso de validación se expuso el trigo HB4® a diversos ambientes con situaciones de estrés variables por su momento de ocurrencia e intensidad. La hipótesis evaluada fue: a mayor nivel de estrés, mayor sería la respuesta en rendimiento de la variedad HB4® en comparación con la variedad convencional. Luego de más de 30 ambientes ensayados a lo largo de 5 años se comprobó que HB4® puede aportar incrementos de rendimiento en torno al 20% en los ambientes con mayores niveles de estrés. En los ambientes con productividad moderada, con algún grado de estrés por limitación hídrica, se observaron aumentos de rendimientos en torno al 10 %. Además, se observó que el trigo HB4® presenta rendimientos similares al trigo convencional en los ambientes de mayor productividad, lo que indica una ausencia de penalidad.

La campaña de trigo pasada fue particular por presentar adversidades que afectaron prácticamente toda el área pampeana, entre ellas heladas tardías y sequía. Con la tecnología disponible no podemos enfrentar las heladas tardías. En cambio, de lograrse las aprobaciones pendientes sí estaríamos preparados para defender nuestros cultivos contra la sequía. Amplias áreas del sudeste de Córdoba y del sur de Santa Fe fueron afectadas fuertemente por sequía durante el período crítico del cultivo. En los ensayos más afectados las variedades convencionales tuvieron rendimientos cercanos a los 20 qq/ha, mientras que con las variedades HB4® se observaron incrementos de rendimiento cercanos al 30 %.

En los años recientes las variedades de trigo se han renovado, y una nueva ola de genética francesa ha tomado posición en los lotes. Estos nuevos materiales se destacan por su rendimiento en toda la región pampeana y por esta razón cada vez más productores los eligen. Esta genética ya se encuentra incorporada en el programa de trigo HB4®, desarrollado en colaboración con la reconocida empresa francesa Florimond Desprez a partir del año 2013. Las nuevas variedades de alta performance combinan la tecnología HB4® con la base genética de variedades reconocidas como Algarrobo y Basilio.

Recientemente se obtuvieron los primeros resultados con esta nueva genética en un campo de Balcarce: las nuevas variedades HB4® permitieron obtener incrementos de rendimiento del 13 %. La evidencia es cada vez más contundente: el nuevo software HB4® en combinación con el germoplasma genera significativos beneficios de rendimiento en condiciones de estrés aun en combinación con el germoplasma más moderno. Esto permite dar un impulso sin precedentes a la mejora genética del cultivo y demostrar que la biotecnología y el mejoramiento convencional son las dos caras de una misma moneda.

Publicado: 09 de mayo de 2019

Fuente: Clarín Rural

Atrás

También puede interesarte leer


´ Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior

DESCARGUE GRATIS