Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
14 MARZO

BIOTECNOLOGÍA

Un trago de bacterias genéticamente modificadas podría algún día tratar una variedad de enfermedades

Un trago de bacterias genéticamente modificadas podría algún día tratar una variedad de enfermedades

En lugar de comer un desayuno típico todos los días, Jonah Reeder se toma a diario un batido de proteínas especial que lo ayuda a controlar una condición metabólica llamada fenilcetonuria.



"Los nutrientes que contiene se sientan en el fondo, por lo que generalmente tengo que sacudirlo y obtener todos los nutrientes de la proteína y todo", dice Reeder, de 21 años, de Farmington, Utah, mientras sacude una gran botella de plástico.

Reeder nació con un raro trastorno genético llamado fenilcetonuria o PKU. Si come carne, toma leche o consume otras fuentes comunes de proteínas, los niveles tóxicos del aminoácido fenilalanina podrían acumularse en su cuerpo y dañar su cerebro.

Entonces Reeder obtiene su proteína del batido, que es rico en otros aminoácidos, vitaminas y proteínas que no contienen fenilalanina.

"Es una bebida realmente saludable", dice Reeder. "Es básicamente una proteína, excepto sin fenilalanina".

Pero Reeder espera que un nuevo enfoque para tratar enfermedades pueda ayudar a personas como él. La idea es utilizar bacterias modificadas genéticamente para hacer lo que el cuerpo de Reeder no puede: deshacerse de la fenilalanina.

"Estoy realmente emocionado de ayudar y espero encontrar un tratamiento para la PKU", dijo Reeder recientemente, mientras se preparaba para ofrecerse como voluntario para un estudio que analiza las bacterias modificadas.

La bacteria Reeder está ayudando a la prueba son parte de un nuevo campo de investigación médica que surgió de dos ámbitos de la ciencia biomédica. Uno es el estudio del microbioma humano, los microbios que habitan nuestros cuerpos. El otro es la biología sintética, un campo que analiza los organismos vivos genéticamente modificados, incluidas las bacterias en el intestino humano.

"Es un nuevo mundo de poder usar la biología sintética para programar microbios para tratar enfermedades, que creo que es el futuro", dice Pamela Silver, bióloga sintética de la Escuela de Medicina de Harvard en Boston.

Los científicos esperan modificar genéticamente los microbios del microbioma humano para tratar una variedad de enfermedades, incluidos los trastornos digestivos como la colitis ulcerosa y la enfermedad inflamatoria intestinal.

"Los microbios son algo que nosotros, como biólogos sintéticos, consideramos altamente ingeniosos. Entendemos cómo diseñar microbios, por lo que parece ser la interfaz perfecta entre la biología sintética y la salud", dice Silver.

Una compañía, ActoBio Therapeutics of Ghent, Bélgica, acaba de comenzar a usar microbios de ingeniería genética para tratar el tratamiento de la diabetes tipo 1. Otro, Oragenics de Tampa, Florida, está probando una bacteria modificada para tratar las llagas en la boca causadas por la quimioterapia contra el cáncer. Y Osel, de Mountain View, California, espera que los microbios diseñados puedan prevenir las infecciones de VIH.

Reeder está ayudando a probar la bacteria E. coli modificada. Si bien algunos tipos de E. coli pueden causar enfermedades graves, el tipo de E. coli utilizado en el estudio se encuentra en el intestino humano.

"Es una bacteria probiótica natural", dice Caroline Kurtz, científica de Synlogic, una compañía de biotecnología de Cambridge, Massachusetts, que creó la versión modificada del organismo.

"Podemos mejorar su función introduciendo genes [o] cambiando los genes que están ahí, y diseñando las células para que produzcan algo o consuman algo que pueda ser beneficioso para un paciente", dice Kurtz.

Synlogic también ha diseñado E. coli para eliminar los niveles de amoníaco potencialmente mortales de los cuerpos de las personas con cirrosis hepática.

"Esta es una nueva modalidad realmente emocionante que nos permite pensar en las terapias de una manera nueva y realmente mirar las enfermedades de una manera completamente nueva: una medicina viva que puede responder a su entorno", dice Kurtz.

La investigación preliminar con ratones y adultos sanos publicada recientemente en la revista Science Translational Medicine indica que la E. coli de Synlogic es segura y puede funcionar. Así que la compañía ahora los está probando en pacientes con cirrosis y PKU.

Reeder admite que estaba un poco nervioso cuando se enteró de todo esto.

"Cuando escuchas sobre E. coli piensas: enfermedad, vómitos. Así que estaba un poco escéptico. No estaba seguro de qué pensar porque iba a ingerir E. coli", dice Reeder.

Pero cuanto más aprendió al respecto, más entusiasmado estaba Reeder por probar los microbios diseñados.

"Creo que es genial que hayan encontrado una manera de usar un probiótico natural que se encuentra en el tracto digestivo para ayudar al cuerpo humano", dice Reeder.

Reeder pasó el fin de semana en la clínica para que los médicos pudieran vigilarlo de cerca y realizar pruebas mientras ingería lo que normalmente sería una cantidad peligrosa de proteínas. Luego se tragó la E. coli de ingeniería o un placebo. No se le dijo qué.

"Era una solución líquida. Sabía algo como a menta dulce. Era bastante dulce", dice.

Reeder cree que consiguió los microbios diseñados.

"Pude sentir de inmediato que mis habilidades cognitivas caían después de beber los 20 gramos de proteína. Luego tomé el medicamento y empecé a sentirme mucho mejor. Obtuve más energía y mis capacidades cognitivas se aceleraron", dice.

"Fue realmente genial sentir eso. Me di cuenta de que estaba funcionando. Fue muy bueno", dice Reeder.

Se necesita mucha más investigación para saber si los microbios de ingeniería genética son seguros y realmente funcionan. Pero Synlogic espera informar los resultados de los estudios de cirrosis y PKU más adelante este año.

Antes de que cualquiera de estos tratamientos experimentales se pueda usar de forma rutinaria, tendrían que ser revisados y aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos. Ese es un proceso que podría llevar años.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 14 de marzo de 2019

Fuente: NPR

Atrás

También puede interesarte leer


´