Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
07 FEBRERO

HISTORIAS INSPIRADORAS

Uganda lanzará innovadora investigación de yuca editada genéticamente

Uganda lanzará innovadora investigación de yuca editada genéticamente

Los investigadores africanos son optimistas de que la edición de genes ayudará a resolver los desafíos de fitomejoramiento del continente, especialmente la infestación del virus de la raya parda de la yuca (CBSV) que está causando estragos en el cultivo en Uganda y otros países del este de África.



Lominda Afedraru 

John Odipio, científico del Instituto Nacional de Investigación de Recursos de Cultivos de Uganda (NaCCRI), quien actualmente está realizando su doctorado en edición de genes en el Centro de Ciencia Vegetal Donald Danforth en St. Louis, Missouri, está utilizando CRISPR para comprender los genes en yuca que pueden ayudar a resistir Plagas y enfermedades que afectan a la planta.

La yuca es el tercer cultivo alimenticio más importante en los trópicos, con un 30 a 50 % de todas las calorías consumidas en el África subsahariana. Pero los rendimientos no han aumentado en los últimos 25 años, debido en gran parte a los virus de plantas que hacen que el cultivo no sea comestible.

Al explicar su investigación, Odipio notó que obtuvo un gen en la yuca y lo editó para causar un cambio en el color de las hojas de la yuca. 

"Para que CRIPSR funcione, se necesita una enzima llamada Cas9 y ARN guiado", explicó. “Obtuve ARN dentro de la yuca para realizar el proceso de bioinformática. Luego combiné Cas9 con ARN para clonar la yuca editada para el crecimiento. Esto solo es posible después de introducirlo en una celda del laboratorio. De una sola célula he clonado la yuca, que se está convirtiendo en una planta completa pero que ha cambiado de color a blanquecino. De esta manera puedo saber que el proceso de edición ha funcionado".

La edición de genes es una herramienta muy precisa, lo que le da una ventaja sobre los métodos de modificación genética empleados previamente para intentar resolver el desafío de CBSV, dijo Odipio. Ha creado un extracto que utiliza CRISPR para ayudar a las plantas a resistir la enfermedad y combatir las moscas blancas que propagan el virus de una planta a otra.

Odipio ha entregado sus extractos a sus colegas de NaCRRI, quienes iniciarán el proceso de reproducción de yuca utilizando la edición de genes en su laboratorio. El Dr. Henry Wagaba, un experto de NaCCRI sobre el fenómeno del silenciamiento de genes en las plantas, dijo que un equipo de científicos está preparado para emprender una investigación para comprender si la tecnología puede funcionar realmente en Uganda.

Los investigadores de NaCCRI probarán el proceso que Odipio refinó en una variedad híbrida de yuca que actualmente cultivan los agricultores de todo el país. "La idea es comenzar la investigación de tecnología de edición de genes aquí en Uganda", dijo Wagaba. “Será el primero de su tipo y nos permitirá avanzar. Lo que haremos es silenciar un fragmento de gen en la variedad de yuca Nase 13 y entender cómo funciona para desarrollar una variedad que esté limpia de CBSV".

El equipo ya está en proceso de obtener un permiso de autorización del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, según sea necesario, y está listo para comenzar la investigación en febrero.

El equipo de investigación de Odipio en los Estados Unidos también está dispuesto a ampliar su conocimiento para abordar los desafíos clave que afectan a los agricultores africanos de yuca, como el CBSV, el virus del mosaico de la yuca (CMV) y el control de malezas. Han desarrollado variedades de yuca que pueden tolerar la aplicación de herbicidas, lo que reducirá la necesidad de desyerbar manualmente las mujeres en África. También están buscando variedades de yuca ricas en almidón de calidad que puedan usarse en aplicaciones industriales y comercializarse en el mercado internacional.

También se está investigando sobre las posibles líneas editadas genéticamente que florecen temprano, lo que acorta el ciclo de reproducción y permite a los científicos entregar variedades mejoradas a los agricultores más rápidamente. Esto apoyará el desarrollo oportuno de variedades resistentes al clima. A medida que avanza esta investigación, Odipio está instando a una actualización de los sistemas reguladores y de bioseguridad africanos para ponerse al día con los avances en los descubrimientos científicos.

Él es optimista de que los países africanos respaldarán un entorno regulatorio más amigable para los productos agrícolas producidos con tecnologías avanzadas, incluida la edición de genes.

El marco regulatorio para la biotecnología varía de un continente a otro e incluso de un país a otro. Los EE.UU. y Canadá consideran que la edición de genes es equivalente a la reproducción tradicional, mientras que la Unión Europea lo considera similar a la modificación genética.

"El desafío clave es que los cultivos modificados genéticamente podrían  ser indistinguibles de las variantes de cultivos naturales porque los mismos cambios en el genoma de los cultivos también podrían surgir por mutación aleatoria", escribió la Dra. Sarah Schmidt, coordinadora del proyecto para el Grupo Eom en Heinrich Heine Universidad de Düsseldorf, Alemania, en la publicación Global Engage. “Como tales, los gobiernos de todo el mundo luchan contra esta paradoja y el estado regulador de los organismos de edición genética. ¿Están regulados? ¿Deberían ser regulados? ¿Si es así, cómo?"

La principal razón para someter a los organismos a la supervisión regulatoria es la seguridad, escribió. Los científicos tienen que profundizar en las preocupaciones que forman la base para la supervisión regulatoria en diferentes países a fin de seguir el feroz debate en torno al estado legal de los cultivos modificados genéticamente.

Schmidt escribió que los países de América del Norte y del Norte han allanado el camino para el desarrollo de cultivos modificados genéticamente eliminando la incertidumbre regulatoria. Pero el enfoque de la UE ha despertado preocupaciones sobre los impactos en el comercio internacional.

Los países africanos aún no han tomado una posición sobre el marco regulatorio de la edición de genes en el sector de los cultivos, dijo Arthur Makara, comisionado a cargo de la divulgación en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Uganda. Pero en el mundo médico, señaló, las cosas son de alguna manera diferentes porque los productos producidos mediante la edición de genes ya están en el mercado.

Él es optimista de que las regulaciones sobre la edición de genes se abordarán caso por caso en los países africanos.

"Esta iniciativa de edición de genes de yuca es la primera de su tipo en Uganda", dijo Makara. “En lo que respecta a un agricultor que accede a la variedad de yuca editada genéticamente, es decir, si la investigación es exitosa, esto puede no requerir seguir la polémica ley actual de OGM. Esto se debe a que los científicos son conscientes de que la edición de genes no es lo mismo que los OMG Esta es una tecnología con una ruta de investigación clara que no implica la transferencia de genes de un organismo a otro. En segundo lugar, la ley actual de OGM aún no está firmada por el presidente. Por lo tanto, sería especulativo decir que Uganda seguirá la ley de OGM al lanzar productos de edición genética".

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones ha iniciado una discusión de referencia para consultar a otros países donde la edición de genes se encuentra en etapas avanzadas, incluidos Brasil, Canadá y los Estados Unidos, dijo. Esto guiará a Uganda a considerar si se debe redactar un nuevo marco regulatorio para productos de edición genética o enmendar la ley actual de OGM para incluir aspectos de regulación de la edición de genes.

Si bien los OGM han sido objeto de una intensa oposición, en gran parte financiada por grupos en Europa, que ha paralizado su adopción en África, no está claro si los activistas tendrán la misma influencia en la edición de genes.

"No es posible que los activistas anti-OGM bloqueen las innovaciones científicas porque la ciencia habla por sí misma", dijo Makara. “En segundo lugar, hay cuerpos académicos de la UE con científicos altamente calificados que se han mantenido firmes, diciendo que la ingeniería genética no causa daño a los seres humanos y otras especies en el medio ambiente. Esto significa que aquellos que se oponen a estas tecnologías no pueden predecir lo que sucederá en el futuro con respecto al avance de la ciencia y la tecnología".

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 07 de febrero de 2019

Fuente: Alliance for Science

Atrás

También puede interesarte leer


´ Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior

DESCARGUE GRATIS