Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
10 ENERO

HISTORIAS INSPIRADORAS

Sociedad Americana de Fitopatología otorga membresía a científico boliviano

Sociedad Americana de Fitopatología otorga membresía a científico boliviano

La Sociedad Americana de Fitopatología (APS por sus siglas en inglés) es una organización científica internacional dedicada al estudio de las enfermedades de las plantas (fitopatología).



Cecilia González P.

La APS promueve el avance de los conceptos modernos en la ciencia de la patología de las plantas y  la gestión de la salud de las plantas en entornos agrícolas, urbanos y forestales.

Cuenta con casi 5.000 fitopatólogos y científicos en todo el mundo. Es la organización más antigua y más grande de su tipo en el mundo. La APS aboga y participa en el intercambio de información sobre sanidad vegetal con los responsables de las políticas públicas y la comunidad científica en general, y brinda asesoramiento sobre educación y capacitación.

En pasados días la APS,  concedió la membresía a la asociación de manera gratuita al Dr. Sergio Moreira de Bolivia. Conversamos con él sobre lo que representa esta membresía para un profesional del país.

El Dr. Moreira nos explicó que la APS otorga una amplio contacto con una red de profesionales en esta disciplina, con acceso a seminarios exclusivos para los miembros, además de estar al día sobre las investigaciones que están en curso en el mundo de la fitopatología.

En lo personal, el Dr. Moreira indica que: “Ya utilicé varios materiales gratuitos en el sitio web de la APS, por lo que deseo acceder a los materiales disponibles sólo a miembros”. Estos materiales son los que espera utilizar para enseñar, pero también para generar un servicio a los productores para el diagnóstico y manejo de enfermedades de cultivos.

La APS no es muy conocida en nuestro medio ya que la especialización en temas de fitopatología no existe en Bolivia. Al preguntar al Dr. Moreira si conoce usted cuál es el trabajo de otros fitopatólogos bolivianos que trabajen en el país o en el exterior, el respondió que no conoce mucho al respecto. También comentó que “el trabajo en fitopatología en el país se ha estancado durante los últimos años”.

“Antes, existía un grupo más activo de fitopatólogos, que trabajaban más en diagnóstico. Creo que hay una deficiencia en general en cuanto a la investigación en lo que respecta a biología, fisiología y ecología de microorganismos fitopatógenos, como también en métodos de manejo y control. Mi especialidad es epidemiología, y en esta área hay escasos trabajos en Bolivia. Hay que destacar, que hay pocos fitopatólogos en el país y quizás su trabajo no es notorio por lo que pasa desapercibido. El objetivo es que existan más fitopatólogos, que puedan realizar investigación, diagnóstico, asesoramiento y asistencia técnica a los productores”.

Comentando sobre los temas de urgencia que deberían ser abordados en el país, el especialista considera que es importante dividir primero los tipos de agricultura que hay en el país. La agricultura extensiva que hay en el oriente de Bolivia, está relacionada con los cultivos agroindustriales como la soja por ejemplo, que está asociada con la plaga de la roya y la resistencia a los fungicidas que se viene desarrollando. Mencionó la importancia de las royas en general del trigo, por la alta demanda comercial de este grano. En el área central u occidental de Bolivia, hizo énfasis en el problema de la monilia en cacao, que es una enfermedad que hace poco ingresó al país, por lo cual no se tiene control y es un problema a nivel global.

Particularmente, un tema que al Dr. Moreira le preocupa, a pesar que la producción de cítricos no es tan importante en el país en comparación a años pasados, es la enfermedad del Huanglongbing (HLB o Dragón amarillo), que probablemente ya ingresó al país. Destacó también la relevancia de las enfermedades ya conocidas en el país como la del tizón tardio de la papa, las enfermedades que afectan al maíz. “En general, la fitopatología como una ciencia aislada no tiene mucha relevancia. Tiene que estar siempre acompañada de mejoramiento y de su aplicación en cultivos comercialmente relevantes al país, así como a los cultivos que son importantes para la seguridad alimentaria del país. Por ello, son muchos problemas que se tienen que trabajar en fitopatología en Bolivia.”

Finalmente consultamos si la membresía con la APS le permitirá plantear algún proyecto o ser parte de alguno en curso. “La APS tiene una oficina internacional a la que se pueden presentar proyectos que tienen que ver con investigación, pero que de ser exitosos, permite tener un poco de financiamiento. Por ello, la idea es generar un servicio de asistencia técnica privado dirigido a los agricultores que estén interesados en tener un diagnóstico adecuado y recomendaciones para el manejo de distintas enfermedades. Ese sería el proyecto que tengo la oportunidad de presentar a la APS”, indicó.

Desde AgroAvances, felicitamos una vez más a este profesional boliviano por ser miembro de la APS y esperamos se pueda promocionar más la relevancia y necesidad de este tipo de especialistas en nuestro país.

Publicado: 10 de enero de 2019

Fuente: AgroAvances

Atrás