Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
10 ENERO

CAMBIO CLIMÁTICO

El olivar, uno de los cultivos más resistentes frente al cambio climático

El olivar, uno de los cultivos más resistentes frente al cambio climático

La Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía ha publicado, recuerdan desde ASAJA Jaén, una nota divulgativa sobre el impacto del cambio climático sobre el olivar, que ha recogido Mercacei.



Según este documentoel olivo, debido a su origen, está perfectamente aclimatado a condiciones de escasez de lluvias y temperaturas elevadas. Por este motivo, el impacto del cambio climático sobre los olivares andaluces no tiene por qué ser especialmente severo, siempre y cuando se implanten de forma correcta medidas de adaptación.

No obstante, el incremento de temperaturas y la disminución de las precipitaciones serán los efectos más visibles del cambio climático y podrían tener un efecto negativo sobre el cultivo del olivo. Así, el efecto más visible será la reducción de las cosechas causada por la disminución de la transpiración del árbol asociada al descenso de las precipitaciones, por los daños generados por olas de calor durante la fase de floración, y por el fallo de floración por la falta de frío invernal.

A pesar de estos impactos potenciales, el cultivo del olivo comparado con otros cultivos no es especialmente vulnerable al cambio climático, especialmente en los sistemas con acceso al regadío. Sin embargo, los diferentes impactos del cambio climático sobre el cultivo del olivo no se distribuirán homogéneamente por toda Andalucía, observándose diferencias muy importantes entre las diferentes zonas olivareras. Esta circunstancia, según recoge esta nota, hace que la caracterización y evaluación previa de los sistemas olivareros andaluces sea imprescindible para cualquier tipo de trabajo relacionado con la identificación del impacto del cambio climático sobre el sector.

El documento, elaborado por expertos del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA), señala que los sistemas olivareros andaluces cuentan con un número relativamente pequeño de medidas de adaptación para reducir el impacto del cambio climático, que podría llegar a ser preocupante en algunos sistemas en secano. Sin embargo, en los sistemas de regadío, aún con disponibilidad de agua limitada, es posible identificar medidas de adaptación que reduzcan e incluso reviertan los impactos negativos del cambio climático en su totalidad.

En este sentido, apunta a que el empleo de estrategias de riego deficitario controlado, la mejora de la eficiencia en el uso del agua con prácticas eficientes de manejo de suelo y la identificación de zonas potencialmente vulnerables al cambio climático, son algunas de las medidas de adaptación a llevar a cabo en los olivares andaluces.

Asimismo, concluye que para lograr una estrategia de gestión de los olivares andaluces que garantice la sostenibilidad de dichos sistemas, es preciso no sólo atender a los efectos del cambio climático, sino a otros factores como el incremento de los costes energéticos, la incertidumbre en la PAC o el aumento de la competencia de otros mercados que pueden ponerlos en riesgo. Por lo tanto, cree que es imprescindible el desarrollo de medidas de adaptación y mejora de los sistemas olivareros.

Según detalla el documento, el conocimiento del comportamiento del cultivo del olivo en condiciones de escasez está permitiendo diseñar nuevas prácticas de manejo de cultivos sostenibles y eficientes que hagan del olivo en Andalucía un sistema agrícola sostenible en el tiempo. Además, considera que las estrategias de riego deficitario o las prácticas eficientes de manejo del suelo ya son frecuentes en los olivares andaluces y lo seguirán siendo en el futuro.

Igualmente, el desarrollo de buenas prácticas agrícolas basadas en los avances en teledetección, modelización y en el empleo de sensores deberán ser complementadas con eficientes sistemas de asesoramiento al olivarero, que harán del olivar andaluz un sistema agrícola totalmente preparado para los nuevos retos relativos al cambio global, consiguiendo sistemas totalmente sostenibles económica, social y medioambientalmente, concluye.

Publicado: 10 de enero de 2019

Fuente: Agro News Castilla

Atrás