Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
08 ENERO

CAMBIO CLIMÁTICO

El uso del sol y los desechos agrícolas para controlar las plagas

El uso del sol y los desechos agrícolas para controlar las plagas

Los agricultores gastan mucho tiempo y dinero controlando las malezas y otras plagas, y con frecuencia tienen que recurrir a los fumigantes químicos para mantener a raya a las plagas más destructivas. Los agricultores también luchan con qué hacer con los subproductos de bajo valor de la producción de cultivos, como la piel, las semillas y las pepas del procesamiento de frutas, vegetales y nueces.



¿Qué pasaría si esas corrientes de desechos agrícolas pudieran generar alternativas a los fumigantes químicos y hacer que la agricultura sea más productiva, rentable y respetuosa con el medio ambiente?

Tal vez puedan. Los investigadores de la Universidad de California, Davis, se sienten alentados por los primeros resultados de los experimentos de colaboración con "biosolarización", un proceso que combina el calor del sol con las enmiendas del suelo para controlar las malezas y otras plagas transmitidas por el suelo.

"Parece prometedor", dijo el profesor de ciencia y tecnología de la alimentación Christopher Simmons, quien está probando la biosolarización con varios cultivos y trabajando con agricultores en todo el estado. "Todavía tenemos mucho trabajo por hacer, pero la biosolarización está mostrando un potencial real como una forma segura y sostenible de controlar las plagas a la vez que mejora la calidad y el rendimiento de los cultivos".

Fortalecimiento de la energía solar  

Muchos jardineros de patio conocen el poder de la solarización. Cuando coloca una lona de plástico transparente sobre el suelo húmedo, puede atrapar la radiación solar y calentar el suelo lo suficiente como para matar las malezas y otras plagas transmitidas por el suelo. Es efectivo, pero puede demorar de cuatro a seis semanas, lo que a menudo es demasiado largo para que los campos comerciales queden en barbecho.

La biosolarización puede acelerar y mejorar el proceso. Simmons y su equipo están agregando enmiendas orgánicas tales como las pieles de uva y tomate o los cascos de nuez molida al suelo antes de que lo cubran, lo que promueve el crecimiento de bacterias beneficiosas. Los microorganismos útiles compiten con las plagas y temporalmente hacen que el suelo sea más ácido y, por lo tanto, menos hospitalario para las malezas y otras plagas.

En conjunto, el calentamiento del suelo y la actividad microbiana pueden reducir el tiempo de tratamiento a días, no a semanas.

 "Y al activar microbios beneficiosos en el suelo, la biosolarización tiene el potencial de mejorar la salud del suelo a largo plazo", explicó Simmons.

Pruebas bajo condiciones comerciales

Los fumigantes químicos son costosos, y muchos han sido identificados como carcinógenos por las agencias reguladoras estatales y federales. Pero cuando se trata de matar plagas transmitidas por el suelo, son muy efectivas.

"Los fumigantes son ampliamente biocidas, lo que significa que afectan a los microorganismos benéficos junto con las plagas", dijo Simmons. "La biosolarización permite que más microorganismos inocuos y beneficiosos persistan en el suelo".

Pero para que los agricultores adopten la biosolarización como alternativa a los fumigantes químicos, el tratamiento debe ser efectivo, previsible y económico. Entonces, el equipo está probando la biosolarización con una amplia variedad de cultivos, enmiendas y suelos contra diferentes plagas en varios lugares a escala comercial en todo el estado.

"Tenemos pruebas de campo en curso con lechuga, tomates, melones y varios cultivos de cobertura", dijo Simmons. "Y tenemos una prueba de 10 acres a largo plazo con almendras en un huerto convencional en Chico".

En Chico, Simmons y su equipo están colaborando con el productor de almendras Rory Crowley en Nicolaus Nut Company con el apoyo financiero de la Junta de Almendras de California y el Centro Occidental para la Salud y la Seguridad Agrícola. Han pasado un año en un experimento de 25 años para ver si los residuos del procesamiento de almendras y el sol pueden mejorar la salud del suelo y reducir las malezas y otras plagas transmitidas por el suelo. Hasta ahora, Crowley está impresionado. 

"Ha sido genial para el suelo", dijo Crowley. “Al utilizar la biosolarización y un cultivo de cobertura de mostaza, hemos aumentado la materia orgánica en 1,25 a 1,75 %, lo que es un gran salto. Eso es bueno para el secuestro de carbono y la salud general del suelo ".

Es demasiado pronto para decir si las mejoras en el suelo se traducirán en un mayor rendimiento de los cultivos, pero Crowley cree que la biosolarización podría convertirse en una buena herramienta para el manejo de plagas y en un uso valioso de lo que de otra manera serían residuos agrícolas.

"Necesitamos encontrar un hogar para los coproductos del procesamiento de almendras, ¿por qué no ver si podemos usarlos para mejorar la salud del suelo y controlar las plagas?", Pregunta Crowley.

Pruebas de campo continúan

Simmons y su equipo están probando la biosolarización en varios cultivos anuales y de cobertura en parcelas en el campus de UC Davis utilizando flujos de desechos agrícolas de procesamiento de vino y tomate. Pronto comenzarán las pruebas con fresas, que generalmente se tratan con fumigantes en cada temporada, ya que los agricultores vuelven a plantar bayas.

La esperanza de Simmons es demostrar a los agricultores que la biosolarización puede ser efectiva y económica en un amplio rango de condiciones contra un gran número de plagas.

"Estamos haciendo terreno significativo", dijo. "Tenemos la esperanza de que la biosolarización pueda ayudar a los agricultores a devolver alimentos y residuos agrícolas al sistema para controlar las plagas y mejorar la producción de cultivos".

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 08 de enero de 2019

Fuente: UC Davis

Atrás