Comex.bo - la herramienta primordial en Comercio Exterior
13 DICIEMBRE

CAMBIO CLIMÁTICO

Más nieve ha evitado un deshielo aún mayor en la Antártida

Más nieve ha evitado un deshielo aún mayor en la Antártida

Un nuevo estudio sobre la precipitación de nieve en la Antártida proporciona información vital en el estudio del aumento futuro del nivel del mar. El estudio se publicó en la revista Nature Climate Change el pasado 10 de diciembre.



Un equipo de científicos de la NASA y British Antarctic Survey (BAS), describe cómo el análisis de 53 muestras de hielo recogidos de través de la Antártida revela que las nevadas han aumentado durante el siglo 20 y han mitigado el aumento del nivel del mar por 10 mm. Sin embargo, la masa de hielo adicional de la Antártida obtenida de las nevadas solo compensa alrededor de un tercio de su pérdida total de hielo. El estudio se publicó en la revista Nature Climate Change esta semana (lunes 10 de diciembre).

La coautora y científica del núcleo de hielo, Dra. Liz Thomas, de British Antarctic Survey explica:

“El aumento del nivel del mar es un problema urgente que afecta a la sociedad y todavía hay incertidumbre sobre qué contribución proviene de la Antártida.

“Nuestros nuevos resultados muestran un cambio significativo en el balance de masa de la superficie (de las nevadas) durante el siglo XX. La mayor contribución es de la Península Antártica, donde el promedio anual de nieve durante la primera década del siglo 21 es un 10 % superior al mismo periodo en el siglo 19. Por los núcleos de hielo, sabemos que la tasa actual de cambio en las nevadas es inusual en el contexto de los últimos 200 años".

Los aumentos en las nevadas no contradicen las observaciones del retroceso glacial y la pérdida masiva en regiones de la Antártida Occidental, como la isla Pine y el glaciar Thwaites, que contribuyen colectivamente con alrededor del 14 % del aumento mundial del nivel del mar.

El autor principal, el Dr. Brooke Medley de la NASA Goddard Space Flight Center dice:

“Nuestros hallazgos no significan que la Antártida esté creciendo: aún está perdiendo masa, incluso con la nevada adicional. Lo que significa, sin embargo, es que sin estas ganancias, habríamos experimentado aún más la subida del nivel del mar en el siglo 20 siglo“.

El equipo también investigó qué causó el aumento de las nevadas y su patrón de distribución sobre la capa de hielo de 1901 al 2000. Descubrieron que era consistente con un ambiente cálido, que contiene más humedad, combinado con cambios en los vientos del oeste circunolares antárticos que son relacionado con el agujero de ozono.

La capa de hielo antártico (AIS) es el reservorio de agua dulce más grande del planeta. Para limitar mejor las predicciones de futuras contribuciones al nivel global del mar, es de vital importancia obtener una comprensión profunda de los cambios pasados ​​y presentes en el Balance de Masa Superficial (SMB) y su relación con el sistema climático.

Los núcleos de hielo tomados del centro de la Antártida y Groenlandia han revelado cómo la temperatura y los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, han variado a lo largo de los períodos hasta 800.000 años.

Las nevadas son muy difíciles de medir sobre la Antártida. Hay muy pocas estaciones meteorológicas en el continente congelado, y la mayoría de ellas están instaladas a lo largo de la costa. Además, los satélites luchan por medir la nieve desde el espacio. Los modelos climáticos luchan por replicar la cantidad total de nieve que cae sobre la Antártida cada año, por lo que los científicos a menudo tienen que confiar en núcleos de hielo, cilindros de hielo perforados de la capa de hielo cuyas capas almacenan una gran cantidad de información; Entre ellas, cuánta nieve cayó en un determinado año o década. Pero perforar núcleos de hielo es un desafío logístico, por lo que son escasos y no cubren todo el continente.

El aumento de la caída de nieve sobre la capa de hielo de la Antártida mitigó el aumento del nivel del mar en el Siglo XX por B. Medley1 † y ER Thomas2 se publicó en la revista Nature Climate Change el lunes 10 de diciembre de 2018.

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 13 de diciembre de 2018

Fuente: British Antarctic Survey

Atrás

También puede interesarte leer


´