09 OCTUBRE

CAMBIO CLIMÁTICO

La energía eólica estadounidense a gran escala causaría un calentamiento que tardaría aproximadamente un siglo en compensarse

La energía eólica estadounidense a gran escala causaría un calentamiento que tardaría aproximadamente un siglo en compensarse

La extracción de energía del viento causa impactos climáticos que son pequeños en comparación con las proyecciones actuales de calentamiento del Siglo XXI, pero grandes en comparación con el efecto de reducir las emisiones de electricidad de los EE.UU. a cero con la energía solar.



Todos los sistemas de energía a gran escala tienen impactos ambientales, y la capacidad de comparar los impactos de las fuentes de energía renovables es un paso importante en la planificación de un futuro sin energía de carbón o gas. La investigación publicada en la revista Joule el 4 de octubre informa sobre el modelado más preciso hasta el momento de cómo el aumento de la energía eólica afectaría el clima, y ​​descubrió que la generación de energía eólica a gran escala, calentaría los Estados Unidos continental a 0.24 grados centígrados debido a que las turbinas eólicas redistribuyen el calor en la atmósfera.

"El viento vence al carbón por cualquier medida ambiental, pero eso no significa que sus impactos sean insignificantes", dice el autor principal David Keith, profesor de ingeniería y políticas públicas en la Universidad de Harvard. "Debemos hacer una transición rápida de los combustibles fósiles para detener las emisiones de carbono. Al hacerlo, debemos elegir entre varias tecnologías de baja emisión de carbono, todas las cuales tienen algunos impactos sociales y ambientales".

"Las turbinas eólicas generan electricidad, pero también alteran el flujo atmosférico", dice el primer autor Lee Miller. "Esos efectos redistribuyen el calor y la humedad en la atmósfera, lo que afecta el clima. Intentamos modelar estos efectos a escala continental".

Para comparar los impactos de la energía eólica y solar, Keith y Miller comenzaron estableciendo una línea de base para el clima de 2012-2014 en Estados Unidos utilizando un modelo estándar de pronóstico del tiempo. Luego agregaron el efecto en la atmósfera de cubrir un tercio de los EE.UU. Con suficientes aerogeneradores para satisfacer la demanda actual de electricidad en los EE.UU. Este es un escenario relevante si la energía eólica juega un papel importante en la descarbonización del sistema energético en la segunda mitad de este siglo. Este escenario calentaría la temperatura de la superficie de los EE.UU. Continentales en 0,24 grados centígrados.

Su análisis se centró en la comparación de los impactos y beneficios climáticos. Descubrieron que llevaría aproximadamente un siglo compensar ese efecto con reducciones relacionadas con el viento en las concentraciones de gases de efecto invernadero. Esta escala de tiempo fue aproximadamente independiente de la elección específica de generación de energía eólica total en sus escenarios.

"Los impactos climáticos directos de la energía eólica son instantáneos, mientras que los beneficios se acumulan lentamente", dice Keith. "Si su perspectiva es los próximos 10 años, la energía eólica en realidad tiene, en algunos aspectos, más impacto climático que el carbón o el gas. Si su perspectiva es los próximos mil años, entonces la energía eólica es enormemente más limpia que el carbón o el gas".

Más de diez estudios anteriores han observado el calentamiento local causado por los parques eólicos de EE.UU. Keith y Miller compararon su calentamiento simulado con observaciones y encontraron una consistencia aproximada entre las observaciones y el modelo.

También compararon los impactos de la energía eólica con proyecciones previas de la influencia de la energía solar en el clima. Encontraron que, para la misma tasa de generación de energía, los impactos de la energía solar serían aproximadamente 10 veces más pequeños que los del viento. Pero ambas fuentes de energía tienen sus pros y sus contras.

"En términos de diferencia de temperatura por unidad de generación de energía, la energía solar tiene aproximadamente 10 veces menos impacto que el viento", dice Miller. "Pero hay otras consideraciones. Por ejemplo, las granjas solares son densas, mientras que la tierra entre los aerogeneradores puede ser co-utilizada para la agricultura". La densidad de los aerogeneradores y la hora del día en que operan también pueden influir en los impactos climáticos.

Las simulaciones de Keith y Miller no consideran ningún impacto en la meteorología a escala global, por lo que sigue siendo un poco incierto cómo este despliegue de energía eólica puede afectar el clima en otros países.

"El trabajo no debe verse como una crítica fundamental de la energía eólica. Algunos de los impactos del viento pueden ser beneficiosos. Por lo tanto, el trabajo debe considerarse como un primer paso para ser más serios en la evaluación de estos impactos", dice Keith. "Nuestra esperanza es que nuestro estudio, combinado con las observaciones directas recientes, marque un punto de inflexión en el que los impactos climáticos de la energía eólica comiencen a recibir una seria consideración en las decisiones estratégicas sobre la descarbonización del sistema energético".

Keith y Miller también tienen un documento relacionado, "Factores de la capacidad de energía solar y eólica basados ​​en observaciones y densidades de potencia", que se publicará en Environmental Research Letters el 4 de octubre, que valida las tasas de generación por unidad de área simulada aquí mediante observaciones.

Original:

Materiales proporcionados por Cell Press

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 09 de octubre de 2018

Fuente: Science Daily

Atrás

También puede interesarte leer


´

DESCARGUE GRATIS