11 SEPTIEMBRE

AGROBIOTECNOLOGÍA

Algodón en Bolivia logra 700 kg de la primera semilla certificada

Algodón en Bolivia logra 700 kg de la primera semilla certificada

El proyecto de la FAO con el apoyo del CIAT logrará multiplicar la CCA-348 Mandiyuti. El objetivo es reemplazar las demás variedades existentes en el país.



Eveline Gamarra

En Santa Cruz se logra rescatar y multiplicar la primera semilla certificada de algodón que tuvo Bolivia hace diez años, a la fecha se tiene 700 kilogramos de semilla CCA-348 Mandiyuti que por primera vez el año pasado se empezó con la multiplicación.

Este resultado, es parte de las acciones del proyecto +Algodón, que desde el año pasado se está ejecutando de forma conjunta por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Gobierno de Brasil representado por la Agencia Brasileña de Cooperación (ABC) y los ministerios de Desarrollo Rural y Tierras, y de Desarrollo Productivo y Economía Plural. 

Semilla encontrada en el CIAT y su multiplicación. Ronald Quispe, coordinador nacional del Proyecto +Algodón Bolivia de la FAO, indicó que encontraron la variedad, CCA-348 Mandiyuti, en una reserva que tenía el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT) en Pailón. Allí encontraron también a los investigadores del CIAT, realizaron una carta de entendimiento bajo el proyecto que generosamente este Centro liberó lo poco que tenía de esa variedad, eran aproximadamente 20 kilogramos. Posteriormente, entre noviembre a mayo de este año se sembró toda semilla logrando tener hasta la fecha 700 kilogramos.

"Este es un rendimiento muy importante y significativo para la variedad, ya que es una semilla superior a las otras variedades", explicó Quispe. 

La FAO en convenio con el CIAT designó dos parcelas para la multiplicación donde los 20 kg de Mandiyuti alcanzaron aproximadamente para una hectárea de algodón semillero; la primera distribución se hizo en la parcela Cañada Larga que está bajo la potestad del propio CIAT y la otra en el Tecnológico San Juan, ambas propiedades del municipio de Pailón.

En estas parcelas  se hizo dos pruebas, una fue una siembra para agricultura familiar y cosecha manual; y otra para una siembra mecanizada del algodón que permitió tener una posibilidad para que la siembra se utilice con maquinaria especializada.

El representante del proyecto de la FAO en Bolivia dijo que los resultados fueron interesantes, debido a que se tuvo mejor rendimiento en la siembra del Tecnológico San Juan con la cosecha manual.

Dentro de lo que fue el trabajo de siembra, en la primera hectárea donde se propagó los 20 kg de Mandiyuti fueron repartidos en 4 mil metros cuadrados sembrados en el Tecnológico San Juan de Pailón y 6 mil en Cañada Larga.

Sobre la semilla nacional. Luis Ernesto Hurtado, director del CIAT,  manifestó que la Mandiyuti es producto del mejoramiento genético desarrollado por la institución que actualmente dirige (el Centro de Investigación Agrícola Tropical) y fue liberada el año 2002. Se considera la primera variedad boliviana de algodón y cuenta con registro en el Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF) bajo la denominación CCA-348 Mandiyuti. 

"Alrededor de 1995 se logró crear esta semilla a través de cruzamientos de semillas que se trajeron de África y Estados Unidos y salió una variedad que reunía todos los requisitos y que su nombre CCA se debe a las siglas de tres instituciones:  Ciat, Cirad (era una organización francesa de investigación agrícola y cooperación internacional que había en Bolivia) y Adepa (Asociación de Productores de Algodón)", explicó Hurtado.

En la historia se ha tenido esta pepita, contó que en aquellos años se produjo y se comenzó a vender la semilla para que el agricultor la tenga como una variedad más, se llegó a masificar en esa época pero con la caída del algodón se fue perdiendo. 

Ahora, gracias al aporte del CIAT que puso en disposición la reserva que tenían de Mandiyuti es que actualmente se ha logrado obtener 700 kg que actualmente esta institución la tiene guardada en cámara fría para que no baje la calidad de la misma.

Por su parte, Ronald Quispe indicó que este año nuevamente harán la multiplicación para lograr tener la cantidad que demanda el país y así lograr reemplazar las demás variedades que tiene Bolivia. 

Situación actual de productores. En la pasada gestión el país sembró alrededor de 1.850 hectáreas de algodón y lo que requieren para sembrar en esa cantidad de hectáreas es de 30.600 kilogramos de semillas. 

"Lo que se ha venido sembrando en estos últimos años son semillas propias del productor", explicó Quispe.
Para lograr reemplazar esos 30.600 kg, la FAO necesita aproximadamente 45 hectáreas para sembrar la Mandiyuti, por eso en la próxima campaña, que parte en noviembre, está programado la siembra en 40 hectáreas.

"Esta cantidad de semilla que produciríamos va a permitir llegar a reemplazar de alguna forma a las 1.850 hectáreas que se siembran en Bolivia. La intención no es quedarnos en estas 1.850 hectáreas sino duplicarlas hasta el final del proyecto y para ello es necesaria la constitución y organización de los productores", sostuvo el representante del proyecto +Algodón.

Costos de producción semillera  y situación de los productores. Producir una hectárea de algodón cuesta aproximadamente Bs 6.500 la hectárea que abarca todas las labores de producción (siembra, cosecha y el manejo de la pos cosecha).

Desde la FAO señalan que la nueva semilla será un ahorro para los productores, porque lo que buscan es que los productores la tengan a muy bajo costo o directamente sea regalada. Actualmente el kilo de semilla de algodón disponible en el mercado nacional cuesta entre 2 a 3 dólares, las semillas internacionales son más caras ya que hay productores que trabajan con semillas importadas. 

Por otro lado, el proyecto también trabaja en el incentivo de nuevos productores, debido que la cantidad de productores el año pasado se redujo a 23 personas a nivel nacional, señalan que muchos de los que abandonaron eran personas antiguas en el rubro y de mayor de edad. La FAO, resalta que el sector algodonero en Bolivia tiene experiencia en producción, y esos conocimientos de los productores por medio de diálogos se están extrayendo para su posterior aplicación. 

Las zonas productoras por tradición son el municipio de Pailón y la localidad de Charagua Iyambae. 

Por su parte, José Ávila, director de Coordinación y Planificación del Gobierno Autónomo Indígena Originario Campesino (GAIOC) de Charagua, manifestó la importancia del proyecto para su zona, ya que aparte de recuperar esa especie nativa, esto garantizará el algodón a las señoras que se dedican a los tejidos nativos de la región.

+ Algodón busca contribuir a la seguridad alimentaria y erradicar la pobreza rural   

Según el Proyecto de la FAO, el algodón es uno de los productos agrícolas más importantes en el mundo y su producción resulta significativa para la generación de empleo e ingresos, contribuyendo así a la soberanía alimentaria de los agricultores familiares de América Latina y el Caribe, y presentándose como una alternativa para la superación de la pobreza rural. Se estima que alrededor de 350 millones de personas en todo el mundo realizan actividades económicas relacionadas con el algodón, uno de los 20 commodities más importantes del mercado mundial en términos de su valor.

El Gobierno de Brasil, por medio de la Agencia Brasileña de Cooperación, del Ministerio de Relaciones Exteriores (ABC/MRE), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO) y siete países socios - Argentina, Bolivia, Ecuador, Colombia, Haití, Paraguay y Perú - han sumado esfuerzos por medio de la Cooperación Sur-Sur Trilateral, para la implementación del Proyecto +Algodón.

Desde el Proyecto +Algodón, se considera que el rubro algodón no solo hace parte de un sistema de producción, sino también de una cadena de transformación, agregación de valor, comercio y consumo.

Para fortalecer este importante cultivo, los gobiernos, los extensionistas e investigadores, así como los miembros del sector textil y de confecciones tienen un papel clave.

El proyecto busca contribuir a la seguridad alimentaria la erradicación de la pobreza rural y el hambre, la promoción de la igualdad de género y autonomía de la mujer agricultora, trabajo decente y crecimiento económico, producción y consumo responsables, además de alianzas para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Punto de vista

"Queremos que nos garanticen el mercado"

Este año fue muy difícil para los productores de algodón, cosechamos y en casi cinco meses no podíamos vender la fibra. 

Por esta razón, es que en la última campaña ya no quise saber del algodón y la cambié por soya. Si es que nos aseguraran el mercado volveremos  porque la soya no madura, es de poco rendimiento y los costos son altísimos.  

El año pasado había sembrado 100 hectáreas y ahora aposté por la soya sembrando 150 hectáreas. 

Si alguien nos dijeran que habrá mercado con en la década de los '80 y '90  se puede recuperar a la gente y sembrar de nuevo y que los precios estén por lo menos en 80 dólares,  ahora el precio está entre 70 hasta los 90 dólares el quintal de fibra. Normalmente se produce desde 10 hasta 25 quintales por hectárea. 

Yo actualmente soy director de la Federación de Productores de Algodón, pero no podemos hacer nada, a pesar que haya el proyecto de la FAO porque con las reuniones que fui, noté que era para una producción familiar de siembra de una, dos o tres hectáreas y hace 30 años atrás en Santa Cruz ya se trabajaba a nivel industrial. Ahora si nos comparamos con  Argentina o Brasil, ellos siembran algodón transgénico y los rendimientos son bastantes alentadores y los costos son demasiados económicos. Nosotros acá para producir una hectárea de algodón como nos quiere imponer el gobierno gastamos como 700 dólares para producir solo una hectárea y si sembramos transgénico no vamos producir, vamos a gastar entre 350 a 400 dólares. Nosotros hemos sembrado un poco del algodón convencional y no nos gustó porque era puro bichos y ahora la que siembra todo mundo es la transgénica, es una mezcla de brasilera con americana que se ha ido quedando en Bolivia.  

Pedro Pereira
Productor de Algodón


CCA- 348 Mandiyuti

(Variedad Boliviana de Algodón)
Característica: La planta tiene una de 115 - 130 cm, peso del capullo 5 gr. La cosecha tiene un ciclo de 135-145 días, tiene una productividad hasta de 33 qq. Es exigente de suelo fertilizado, se usa entre 12 a 15 kg de semillas por hectáreas. 

Gracias a las características de sus progenitores, líneas africanas y genotipos americanos, la variedad CCA-348 es medianamente resistente a diversas enfermedades, principalmente a la Ramulosis. 

El origen de este cultivar también le permite presentar un elevado rendimiento y buena calidad de afibra.

Publicado: 11 de septiembre de 2018

Fuente: El Día

Atrás

También puede interesarte leer


´

DESCARGUE GRATIS