07 AGOSTO

AGROBIOTECNOLOGÍA

Riego: según un ensayo, puede duplicar el rendimiento del trigo y aumentarlo más de 50 % en maíz

Riego: según un ensayo, puede duplicar el rendimiento del trigo y aumentarlo más de 50 % en maíz

El rendimiento del trigo puede hasta duplicarse con la incorporación de riego, según experiencias realizadas durante 20 años por un grupo de especialistas del INTA Manfredi que también abarcó al maíz y la soya.



Por: Gabriela Origlia

Entre las primeras experiencias argentinas en riego por aspersión se destacan las realizadas por el INTA en diferentes estaciones experimentales como Manfredi, Pergamino y Balcarce. En 1996, los especialistas de Manfredi instalaron un módulo de riego suplementario con fines experimentales y demostrativos que permitió adaptar y poner a prueba diferentes tecnologías asociadas al riego.

Aquiles Salinas, especialista en riego suplementario del INTA Manfredi, explicó que uno de los ensayos de producción de trigo, maíz y soya bajo riego suplementario con equipo de pivote central que comenzó en 1996, y se mantiene, permitió demostrar que la tecnología puede hasta duplicar el rendimiento en trigo en el tiempo evaluado y en comparación con la producción en secano.

En el caso del maíz, se registró un incremento de rendimiento mayor a 50 %, mientras que en soya puede llegar casi al 30 %. Matías Boccardo, otro de los referentes del INTA que interviene en los ensayos, describió que todos los años se realizaron mediciones de precipitaciones, riegos, contenido de agua en el suelo a la siembra y cosecha, rendimiento en grano, consumo de agua y eficiencia de uso de agua -calculada como los kilogramos de grano producidos por milímetros de agua consumido- de los cultivos regados.

El ensayo

El ensayo se realiza en un suelo haplustoléntico, con clima templado y semiárido, y con una precipitación media anual de 757 milímetros (período 1931-2015) y presenta un régimen monzónico, con 80 % de las lluvias concentradas en el semestre octubre-marzo. Sin embargo, existe más de 50 % de probabilidad de déficit hídrico en todos los meses del año, limitando severamente los rendimientos de trigo y condicionando los principales cultivos de verano (soya y maíz).

La experiencia se hace con dos secuencias bianuales de cultivos, primero con trigo y maíz de segunda época y soya de primera y, después, con trigo y soya de segunda época y maíz de primera. El técnico Juan Pablo Giubergia señaló que con todos los cultivos se usan fertilizantes fosforados y nitrogenados y se riegan con un equipo de pivote central decidiendo los momentos y láminas de riego para cada cultivo en función de un balance hídrico.

"Los resultados se comparan con los de un lote aledaño con manejo similar, pero sin irrigación, lo que se considera el tratamiento secano", agregó. En la condición bajo riego los tres cultivos mostraron tendencia a incrementar los rendimientos en las mediciones registradas a lo largo del tiempo.

El suplemento de agua permite cubrir períodos de déficit hídrico (originados por la alta variabilidad interanual de precipitaciones).

"La mayor respuesta de rendimiento en el trigo bajo riego respecto a secano se explica por la ocurrencia del ciclo de este cultivo en un período del año con escasas precipitaciones, debido al régimen de lluvias típico de la región", puntualizó Boccardo.

El ensayo también demostró que, en ausencia de restricciones abióticas -agua y nutrientes-, las fechas de siembra más tempranas determinan mayores niveles de rendimientos potenciales y tienen mayores consumos de agua. El maíz tuvo la mejor eficiencia para transformar el agua en granos, mientras que soja presentó la menor eficiencia en el uso del agua.

Publicado: 07 de agosto de 2018

Fuente: La Nación

Atrás

También puede interesarte leer


´

DESCARGUE GRATIS