05 JULIO

AGROBIOTECNOLOGÍA

Investigadores movilizados para contener avance del brusone del trigo en el mundo

Investigadores movilizados para contener avance del brusone del trigo en el mundo

El proyecto internacional coordinado por la Universidad del Estado de Kansas será presentado en la 12ª Reunión de la Comisión Brasileña de Investigación de Trigo y Triticale.



El brusone es una de las principales enfermedades de impacto económico en el trigo. El agente causal es el hongo Magnaporthe oryzae que cuando el golpea el raquis de la espiga, resulta en granos deformados y con un bajo peso específico, lo que implica una reducción en el rendimiento del cultivo. 

Hasta poco tiempo, los relatos de ocurrencia de la brusone en el trigo estaban restringidos a eventuales epidemias en áreas tropicales bien definidas en Brasil, Bolivia y Paraguay. Sin embargo, el 2016 la enfermedad se reportó en los cultivos de trigo en Bangladesh, sur de Asia, el continente con el mayor consumidor mundial de cereales, llamando la atención de la amenaza global que es la explosión de esta plaga. Es importante recordar que la mayoría de las variedades de trigo en cultivo en el mundo son susceptibles al brusone, y los fungicidas disponibles son ineficientes cuando la intensidad de la enfermedad es elevada.

A pesar de que todavía no representa riesgo para los países productores de trigo en el hemisferio norte (el clima no favorece la supervivencia del hongo causante del brusone en las condiciones actuales, sin considerar cambios climáticos y posibles mutaciones del hongo), los principales centros de investigación con los cereales están alertas a la propagación de la enfermedad en el mundo, lo que puede comprometer la seguridad alimentaria, principalmente en los países pobres de Asia y África. 

En los últimos cinco años, un grupo de investigación financiado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) invirtió 5 millones de dólares en estudios para controlar el brusone en el trigo y el arroz. Uno de los más importantes resultados del trabajo, coordinado por la investigadora Barbara Valent, de la Universidad del Estado de Kansas (KSU), fue la identificación del segmento de ADN llamado 2NS, como factor genético responsable por la resistencia al brusone en el trigo. Un avance en la investigación mundial que conduce a una nueva fase de trabajos en el proyecto que está en construcción, contando con la experiencia de investigadores de Brasil, Bolivia, Paraguay, México y Bangladesh. El proyecto tiene como objetivos generar nuevas soluciones en monitoreo y biotecnología para combatir esta plaga, con acciones que buscan desarrollar germoplasma resistente.

El investigador de Embrapa Trigo João Leodato Nunes Maciel trabajó en el grupo de la KSU en Kansas durante el año 2016. Destaca el desafío de controlar el brusone debido al gran número de hospedadores y la gran capacidad de adaptación del hongo: "O "el hongo causante del brusone puede atacar más de 50 especies de gramíneas, además de sobrevivir en restos culturales, semillas y plantas voluntarias", explica el investigador, destacando que el hongo también puede ser diseminado por el viento, aumentando el área de cobertura de las epidemias. "Difícil aclarar la llegada del brusone en Asia, ya que el desplazamiento de América puede haber sido causado por una serie de factores, como la exportación de granos y semillas contaminadas, muestras de plantas hospedadoras o incluso el viento", concluye Maciel.

De acuerdo con la investigadora de KSU, Barbara Valent, la expectativa es que la aprobación de un nuevo proyecto pueda contemplar factores globales, como riesgos y conocimientos en cada ambiente de cultivo: "Junto con colaboradores internacionales, buscaremos entender la variabilidad de los patógenos, los principales anfitriones y los aspectos meteorológicos, temporales y espaciales de las epidemias de brusone".

Iniciativa brasileña 

Uno de los resultados del proyecto que combate al brusone del trigo, tiene como base el trabajo desarrollado por investigadores brasileños y será presentado por primera vez en una reunión. La asociación de la Universidad de Passo Fundo, EMBRAPA Trigo y la Universidad de Kansas resultó en la creación de una aplicación "Pic-a-Wheat Field" ("fotografiar un campo de trigo", en traducción libre), desarrollado con el objetivo de incentivar la vigilancia de las labranzas y formar una base de datos con el registro de las epidemias en el mundo.

El "Pic-a-WheatField" se puede acceder a través del teléfono móvil, sólo tiene que descargar la aplicación en su teléfono (sistema iOS o Android ) y registrar un usuario. Desde el inicio de sesión y contraseña generada, el portal http://picawheatfield.org se puede acceder desde cualquier dispositivo, en Inglés, portugués y español. 

De acuerdo con el investigador de la EMBRAPA Trigo, José Maurício Fernandes, el sistema fue desarrollado para la interacción con el productor o la asistencia técnica en el abastecimiento de los datos. Según él, basta que el usuario conecte el GPS del celular antes de fotografiar la labranza y/o espigas con síntomas de brusone. Las coordenadas geográficas (Latitud y Longitud) serán extraídas de las fotos presentadas e identificadas en el mapa para una localización en el globo. Un algoritmo de base de datos comprueba la existencia de una estación meteorológica en el radio de 100 km del lugar de la foto y, si se ha informado un campo de trigo con brusone, un conjunto de reglas evalúa la adecuación del clima para la aparición de la enfermedad. "Los datos recogidos en el sistema deberán servir para el ajuste fino de los modelos de simulación de la ocurrencia del brusone en el trigo basados ​​en datos meteorológicos", evalúa el investigador. Además, los usuarios de la aplicación pueden visualizar el mapa para ver la distribución de campos de trigo con brote de brusone: "el mapa de distribución de brusone facilitará la adopción de medidas de control en la eminencia de surgimiento de una epidemia o incluso en la total ausencia de la enfermedad", explica Fernandes.

Para la investigación, el registro de la ocurrencia de brusone va a abastecer la base de datos recogida a lo largo de los años, permitiendo evaluar tanto la dispersión de la enfermedad como la agresividad del hongo a cada cosecha de trigo. Para el usuario, la ventaja será la interacción de la "-a Pic-WheatField" con los sistemas de vigilancia (tales como Sisalert) que pueden alertar al usuario a través de mensajes sobre el riesgo de epidemias en los próximos siete días, guiando el mejor momento para aplicación de los fungicidas para reducir daños en la labranza. "En el momento, es posible sólo registrar el usuario y enviar fotos para localizar la incidencia de brusone, pero la aplicación deberá estar completa hasta el final de este año", concluye José Maurício Fernandes. 

Traducción: Cecilia González P.

Publicado: 05 de julio de 2018

Fuente: EMBRAPA

Atrás

También puede interesarte leer


´

DESCARGUE GRATIS