12 JUNIO

HISTORIAS INSPIRADORAS

Los ricos, más propensos a creer en mitos sobre transgénicos y químicos

Los ricos, más propensos a creer en mitos sobre transgénicos y químicos

Más dinero suele significar -entre muchas otras cosas- más capacidad para acceder a información. Pero, curiosamente, parece que eso no significa estar mejor informado a la hora de comer o de hacer la compra.



Y es que, según demuestra un estudio, las personas con mayores ingresos son más dadas a creer en la moda o mito alimentario de turno.

Los datos obtenidos por la PBS -la televisión pública de Estados Unidos- a partir de 2.000 entrevistas a estadounidenses mayores de 18 años -sí, de nuevo una muestra un poco escasa como para sacar grandes conclusiones- dejan claro que estar más informado no implica necesariamente estar bien informado. Al menos si se habla de nutrición y temas como los siempre temidos químicos o los transgénicos.

Asuntos normalmente polémicos en los que, puestos a elegir entre los datos científicamente demostrados -los transgénicos no son perjudiciales para la salud- y las teorías conspiranoicas, parece que los más ricos se quedan con el segundo bando.

Por ejemplo, un 46 % de los más pudientes asegura evitar los productos genéticamente modificados, frente a un 26 % de los que cuentan con menos recursos.

Y no se trata sólo de transgénicos, sino también de la dieta milagrosa de moda o de la fobia a los químicos, por lo visto mucho más extendida entre quienes tienen más dinero. Y eso pese a que, al menos en teoría, ellos deberían estar más informados y saber que conceptos como “natural”, “bio” u “orgánico” son sólo ganchos comerciales para aprovecharse de esos miedos infundados.

“Pese a que las personas ricas tienen mayor acceso a información sobre alimentación, son más propensas a ser influidas por desinformación y pseudo ciencia”, concluye este estudio.

De todos modos, las conclusiones del estudio parecen obviar otro factor importante cuando se trata de hacer la lista de la compra. No hay que olvidar que precisamente esas personas con mayores rentas pueden acceder a productos como los ecológicos que, por su precio, muchas veces quedan fuera del alcance de familias más humildes. Estén o no bien informadas sobre los transgénicos o quieran o no evitarlos. Puede que simplemente las cuentas no salgan o no haya ni tiempo ni dinero para este tipo de cuestiones.

Publicado: 12 de junio de 2018

Fuente: 20 minutos

Atrás

También puede interesarte leer


´

DESCARGUE GRATIS