15 MAYO

BIOTECNOLOGÍA

Joven boliviana busca aumentar el interés de los estudiantes por la biotecnología

Joven boliviana busca aumentar el interés de los estudiantes por la biotecnología

La joven cruceña Lilian González ganó la competencia VoT (Voices of Tomorrow) en el congreso global más importante de biotecnología (GapSummit) en Cambridge (Inglaterra).



Para los que no estamos familiarizados, ¿en qué consiste la biotecnología médica?

Es la investigación y aplicación de procesos biológicos para el tratamiento, prevención y diagnóstico de enfermedades. Esto significa la investigación y desarrollo de dispositivos médicos que permitan diagnosticar al paciente de manera efectiva y personalizada, mejorar la calidad de las terapias actuales, así como también aportar a la fabricación y desarrollo de nuevos fármacos.

¿Antes de hacer esta maestría en biotecnología médica, qué estudiaste y dónde?

Realicé mi licenciatura en la Universidad Tecnológica de Braunschweig (Alemania), graduándome con el título de Bachelor of Science in Biotechnology (graduada en Ciencias de la Biotecnología).

¿Qué te inspiró a seguir este camino?

A medida que fui entendiendo mejor el funcionamiento a nivel molecular de nuestro cuerpo, me pareció fascinante lo perfecto pero a la vez complejos que somos. Investigaciones sobre cómo nuestras células reaccionan a ligeros impulsos externos y el efecto que desencadenan pequeñas alteraciones en nuestro organismo me continúan generando mucho interés, así como los mecanismos regulatorios que tienen que ser todavía descubiertos dentro de la región no codificante del ADN.

¿Hay muchas biotecnólogas cruceñas?

Hasta ahora conozco solamente a una biotecnóloga cruceña y a un par de La Paz y Cochabamba. Es por eso que en eventos como Clubes de Ciencia Bolivia aprovecho de informar y promover mi carrera para aumentar el interés de los estudiantes por la diversidad de aplicaciones que tiene la biotecnología.

Explíquenos la importancia de este evento y qué significa para usted haber ganado.

Haber sido seleccionada dentro de los 100 “biolíderes del mañana” a escala global para poder participar en este congreso fue una gran oportunidad para aprender e interactuar con otros jóvenes involucrados en diferentes campos de la biotecnología que están motivados a resolver problemas regionales por medio de su aplicación. El GapSummit proporciona a los participantes una visión global de las tendencias, desafíos actuales y futuros de la biotecnología, incitando al debate y propuesta de soluciones que ayuden a resolver estos desafíos de manera viable e innovadora. 

El modelo de negocios que presentamos con mi equipo pasó por dos fases de selección y fue evaluado por jurados como Melinda Richter, Margaret Zeigler y Alan Barrell, quienes cuentan con mucha experiencia en el área de emprendimiento empresarial e innovación. Haber ganado esta competencia es un impulso para continuar desarrollando y ejecutar nuestro plan de negocios, ya que demostró tener alto impacto, ser innovador y viable dentro del mercado.

Tengo entendido que elaborar el proyecto fue un esfuerzo de largo aliento. Detallanos las etapas.

Tuvimos tres meses para elaborar el proyecto con la supervisión de un mentor asignado por los organizadores del GapSummit. El tema que por interés común trabajamos con mi equipo, conformado por Damian Boer (Holanda) y Lizzie Richardson (Australia), fue el de desarrollo sostenible.

Nuestro plan de negocios se enfoca a grandes rasgos en el procesamiento de desechos quitinaceos generados por la industria de mariscos. Como todo desarrollo de un proyecto, las etapas que tuvimos que realizar fueron la de planteamiento general de ideas con potencial, selección de la idea más innovadora y con menor competencia en el mercado. Seguido por investigaciones de publicaciones científicas sobre el tema, desarrollo de la solución con la aplicación biotecnológica, análisis de mercado y plan de acción dentro de la empresa.

Explicanos en qué consistió el proyecto que presentaste y que resultó ganador de la competencia

Anualmente se producen ocho millones de toneladas de residuos de mariscos, los cuales no se degradan de manera natural debido al componente externo de su caparazón denominado quitina. La opción más común para descomponer la quitina es por medio de tratamientos químicos agresivos, que son costosos y dañinos para el medioambiente. En países donde no existen las leyes regulatorias necesarias para tratar los desperdicios de mariscos, la mayor parte de estos son arrojados al océano, contaminándolo y alterando los ecosistemas naturales.

En nuestro proyecto proponemos descomponer la quitina proveniente de estos desechos por medio de un tratamiento enzimático optimizado, donde se obtendrá como producto de la reacción el compuesto quitosano. Tanto la quitina como el quitosano son sustancias muy valiosas que presentan numerosas aplicaciones a escala industrial, pero sobre todo en el área de la agricultura. 

Es por ello que planeamos vender el quitosano gracias a su alto contenido de nitrógeno y a la actividad antifúngica, estimulante que promueve en la planta, como un fertilizante de gran utilidad para la agricultura. Por último los subproductos que se generan en esta reacción, tales como aceites, proteínas y carbonato de calcio, serán incorporados al fertilizante para agregarle valor o serán vendidos individualmente como materia prima para otros procesos industriales.

¿Qué ganaron?

Un curso dictado por Peter Diamandis  que titula Exponential Entrepreneurship: Abundance thinking and Moonshot (Emprendimiento exponencial: pensamiento de abundancia y Moonshot, entendiendo el moonshot como una nueva mentalidad que empuja a hacer algo sin importar los obstáculos). Además ganamos una suma de 3.000 Euros como fondo inicial para empezar a desarrollar el proyecto que propusimos y  un taller de construcción de equipos organizado por McKinsey. Y, por supuesto, la guía y supervisión constante de la organización Global Biotech Revolution durante las primeras fases de nuestro proyecto.

¿Qué se viene en tu vida?

El haber participado en eventos como AllBiotech y GapSummit me preparan y motivan a emprender dentro del área de la biotecnología y volver en un futuro a Bolivia con esta perspectiva global para contribuir al desarrollo tecnológico de nuestro país.

Por ahora las metas que tengo a corto plazo son terminar la maestría y realizar las primeras pruebas en el laboratorio relacionadas al proyecto con el que ganamos.

Publicado: 15 de mayo de 2018

Fuente: El Deber

Atrás