08 MAYO

AGROBIOTECNOLOGÍA

El maíz WEMA muestra una resistencia prometedora al destructor gusano cogollero

El maíz WEMA muestra una resistencia prometedora al destructor gusano cogollero

Los científicos han observado beneficios inesperados en los ensayos de campo de Mozambique con el maíz de Water Efficient Maize for Africa (WEMA), que bien podrían cambiar las reglas para garantizar la seguridad alimentaria de África.



Joseph Opoku-Gakpo

Aunque las variedades de maíz fueron genéticamente diseñadas para resistir la sequía y la dañina plaga del barrenador del tallo, también muestran una resistencia prometedora a la destructiva plaga del gusano cogollero que llegó al continente africano en 2016 y continúa su devastador avance.

Los primeros resultados de Mozambique indican que las semillas de WEMA genéticamente modificadas pueden ofrecer una protección significativa contra las plagas de insectos, sin el uso de pesticidas.

Esto tiene implicaciones positivas para las otras naciones que están desarrollando variedades de WEMA, como Tanzania, Uganda, Kenia, Sudáfrica y Etiopía.

En Mozambique, las semillas de WEMA se están probando en un sitio de ensayo de campo confinado de 2,5 hectáreas en Chokwe, en la provincia de Gaza, a unas tres horas en coche de la capital, Maputo.

Las variedades ordinarias locales de maíz, que son convencionales, y las semillas WEMA, que son genéticamente modificadas (GM), se plantaron el año pasado para proporcionar comparaciones, y los resultados han superado las expectativas de los científicos que trabajan en el proyecto.

No se aplicaron pesticidas o insecticidas en ningún momento del ciclo de vida de ninguna de las plantas. Cuatro semanas después de sembrar las semillas, los científicos analizaron el nivel de infestación por el gusano cogollero y otras plagas en los campos de maíz.

"El daño de la hoja es mayor en el material convencional que en el transgénico", dijo el Dr. Pedro Fato, el mejorador de plantas a cargo del proyecto WEMA, a Joy News durante una visita al sitio de la prueba de campo. "Aquí tenemos una combinación de la presión de los insectos del barrenador del tallo y el gusano cogollero. Hubo más del 30 % [diferencia] de rendimiento entre el convencional y el GM, lo que significa que WEMA protege alrededor del 30 % del rendimiento. El material de WEMA muestra resistencia a ambos insectos", señaló. 

Los resultados son importantes porque el maíz es un alimento básico en África, consumido por más de 300 millones de personas. Pero el barrenador del tallo es una plaga importante que destruye el maíz al comer a través de las plantas, dejándolas en la lucha por sobrevivir. En muchos países, el gusano cogollero está demostrando ser igualmente destructivo.

Actualmente, los agricultores intentan controlar estas plagas a través del uso de pesticidas. Los agricultores en Mozambique dicen que tienen que gastar mucho dinero en pesticidas, y temen usar los productos que podrían poner en peligro su salud.

"Cuando siembro maíz, las plagas los atacan. Utilizo pesticidas para detenerlos", explicó Armahdo Bule, agricultor de 59 años. "Sé que usar pesticidas sin protección personal podría provocarme enfermedades. Sé que usar pesticidas no es bueno porque podría darte problemas. Pero todavía los usamos", agregó.

Las plagas también reducen en gran medida los rendimientos de los cultivos. "El barrenador del tallo es un estrés biótico que preocupa a Mozambique, especialmente en esta zona [Chokwe] donde hay mucho calor", dijo Fato. "Ocurre en todo el país y en ocasiones causa una pérdida de rendimiento de más del 40%".

Además de agravar el problema de los ataques de plagas es el empeoramiento del clima. "La sequía es otro gran desafío que los agricultores tenemos que enfrentar repetidamente", dijo Tabusa Arije, presidenta de la asociación local de agricultores.

"La forma en que el clima está cambiando ha traído muchos problemas. El año pasado, plantamos frijoles en julio, pero no hicimos nada porque la lluvia no llegó y la temperatura era alta", señaló.

Los funcionarios que administran los servicios de riego en el país están igualmente preocupados, diciendo que el problema de la sequía ha empeorado recientemente y ha llevado a los agricultores a situaciones de deuda.

"Hubo una sequía en 2016 y no había agua en los canales de riego", dijo Soares Almeida Xerinda, presidente de la junta de la organización gubernamental de riego Hydraulics of Chokwe.

"El impacto fue muy malo porque los agricultores perdieron los cultivos que tienen ... Algunos agricultores trabajan con los bancos para obtener insumos, incluidas semillas y fertilizantes, pero hasta ahora, todavía se enfrentan a las consecuencias de la sequía".

Para abordar el problema que enfrenta el maíz, la Fundación Africana de Tecnología Agrícola (AATF) lanzó el proyecto WEMA, una iniciativa público-privada que tiene como objetivo producir maíz convencional y modificado genéticamente resistente a la sequía y las plagas.

Las variedades de WEMA se están desarrollando a través de una colaboración entre el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) y las instituciones gubernamentales de investigación en seis países africanos que utilizan tecnología genética donada por Monsanto.

Dado que las semillas resultantes son libres de regalías, las compañías locales de semillas pueden ponerlas a disposición de los pequeños agricultores a precios asequibles.

Traducción Cecilia González P.

Publicado: 08 de mayo de 2018

Fuente: My Joy Online

Atrás