08 FEBRERO

CAMBIO CLIMÁTICO

Egipto desarrolla trigo transgénico de alto rendimiento en zonas desérticas

Egipto desarrolla trigo transgénico de alto rendimiento en zonas desérticas

Investigadores del sector público de Egipto han logrado dos avances que podrían aumentar la producción nacional de trigo en un país que a veces se cita como el mayor importador de trigo del mundo.



Un avance implica un nuevo compuesto que se usaría para tratar semillas de trigo. El otro implica la manipulación genética de las semillas de trigo.

Los investigadores del Centro Nacional de Investigación (NRC), una institución de investigación afiliada al Ministerio de Educación Superior e Investigación Científica de Egipto, obtuvieron una patente para el nuevo compuesto, que incluye microorganismos que según los investigadores podrían aumentar la producción de trigo en zonas áridas y semiáridas hasta en un 68 %.

“El nuevo compuesto contribuiría a aumentar la productividad del trigo al permitir plantarlo en tierras completamente secas”, dijo Wafaa Haggag, jefe del Centro de Investigación Agrícola y División de Biología y jefe del equipo de investigación.

El compuesto aumentará la producción al reducir el estrés en el trigo a medida que crece y aumenta la concentración de proteína cruda y carbohidratos en los granos de trigo. También ayudará a inhibir las bacterias y virus en el suelo que atacan el trigo y aumenta la resistencia de las plantas a las enfermedades.

El equipo de investigación de cinco miembros trató las semillas con el compuesto antes de plantarlas para obtener el máximo beneficio posible. Las plantas también se rociaron con el compuesto después de la germinación para formar una capa en las hojas, lo que mejoró el crecimiento y protegió contra los efectos del cambio climático y otras tensiones ambientales, dijeron los investigadores. Se llevaron a cabo experimentos durante dos temporadas agrícolas en dos de los tipos de trigo de Egipto cultivados en la Península del Sinaí y en la gobernación de Beheira al norte de El Cairo; lugares conocidos por sus condiciones de sequía.

Los resultados de los experimentos con ambas técnicas nuevas, que se publicaron en la revista Gesunde Pflanzen, detallan cómo los investigadores desarrollaron el compuesto y cambiaron el material genético de las semillas. Los autores concluyeron que la ingeniería genética y la aplicación del compuesto, usado en conjunto, podrían aumentar el rendimiento del trigo en un 68 %.

Egipto es uno de los países con mayor riesgo de desertificación debido a su clima y geografía. El 86 % de la tierra egipcia se clasifica como muy árido y el otro 14 % se clasifica como árido. Según el Centro de Investigación del Desierto, un centro gubernamental dependiente del Ministerio de Agricultura y Recuperación de Tierras, solo el 4 % de la tierra es apta para la agricultura.

Egipto consume 17 millones de toneladas de trigo por año, pero no produce más de 9,6 millones de toneladas. Esto significa que cualquier mejora en el rendimiento agrícola del trigo puede tener un gran efecto en la alimentación del país y en la disminución de los costos de los alimentos.

Los investigadores del Centro Nacional de Investigación han utilizado la ingeniería genética para aumentar la producción de trigo y apoyar la seguridad alimentaria del país. Aunque su nuevo compuesto obtuvo una patente, todavía no pueden producirlo porque actualmente es ilegal fabricar productos genéticamente modificados en Egipto. De hecho, con la nueva investigación, los científicos han entrado en una controversia global sobre los alimentos “genéticamente modificados”. La ley egipcia sobre el tema no está clara.

“Hasta la fecha, no existe una legislación que organice y regule la producción, circulación y uso de organismos genéticamente modificados o el control de la investigación en ingeniería genética”, dijo Rasha Ali, investigador del Departamento de Bioquímica para la Protección de las Plantas en el Centro Nacional de Investigación. “Esto mantiene toda la investigación en este campo en los cajones”, agregó.

Se redactó y propuso una ley el 2016, pero aún debe ser debatida por el parlamento.

Ali cree que la existencia de una ley de este tipo no solo contribuirá a la legitimación de la investigación, sino que también cambiará la actitud de muchos que se niegan a utilizar la ingeniería genética en la agricultura por temores infundados a peligros para la salud pública o al medio ambiente.

“Los cultivos agrícolas, que incorporaron tecnología de ingeniería genética en su cultivo, están socavando el equilibrio ecológico porque los genes con los que se inyectan las semillas de cultivos modificados conducen a la proliferación de ciertas especies de bacterias no beneficiosas”, dijo Thabet Abdel-Moneim, Director del Centro de Estudios Ambientales de la Universidad de Assuit.

A nivel internacional, los grupos de defensa que se oponen a la introducción dicen que temen que los productos genéticamente modificados puedan causar enfermedades, especialmente cáncer. Los científicos que trabajan con cultivos genéticamente modificados responden que cualquier peligro de este tipo es improbable, teórico y no se ha demostrado en ningún estudio. Señalan que el trigo ha sido genéticamente modificado durante miles de años mediante el mejoramiento de ciertas características; la modificación en laboratorio es un nuevo desarrollo.

Los países europeos generalmente prohíben el uso de la ingeniería genética en productos alimenticios, mientras que los reguladores de los Estados Unidos han sido más aptos para permitir el uso de la ingeniería genética en cultivos y alimentos.

“Todavía no hay evidencia científica del daño a la salud y el medio ambiente causado por la ingeniería genética utilizada en la agricultura”, dijo Hussam Abu Al-Nasr, profesor de la Facultad de Agricultura de la Universidad Assiut. Señaló que Egipto ya importa cultivos genéticamente modificados.

“No podemos permitirnos el lujo de negarnos a adoptar esta tecnología a medida que aumenta la cantidad de personas hambrientas en el mundo”, dijo Abu Al-Nasr. “Tenemos que seguir investigando y encontrar soluciones a cualquier daño potencial que pueda surgir el uso de esta tecnología”.

Ahmed Murad, profesor y ex presidente del Instituto de Tecnología de Alimentos del Centro de Investigación Agrícola, está de acuerdo con Abu al-Nasr en la necesidad de legislar sobre el uso de la ingeniería genética en la agricultura.

“Las necesidades de Egipto para aplicar la ingeniería genética agrícola son de la máxima necesidad a la luz del continuo aumento de la población, la disminución de las áreas verdes y el cambio climático”, dijo.

 

Fuente en inglés: https://www.al-fanarmedia.org/2017/12/egypt-genetic-crop-modification-hold/

Publicado: 08 de febrero de 2018

Fuente: AgroAlimentando

Atrás