07 DICIEMBRE

HISTORIAS INSPIRADORAS

Una soya OGM es la nueva arma de la medicina en la lucha contra el SIDA

Una soya OGM es la nueva arma de la medicina en la lucha contra el SIDA

Un producto desarrollado con soya genéticamente modificada impide la reproducción del virus VIH. Después de convertirse en importante fuente de combustible e incluso materia prima para elaborar neumáticos, ahora la soya es un nuevo aliado en la lucha contra el SIDA.



Investigadores de EMBRAPA y el Instituto Nacional de Salud (INH) desarrollaron un sistema que conecta una proteína en las semillas de soya para generar un fármaco que impide la reproducción del virus VIH, que causa el SIDA.

El proceso produce una soya genéticamente modificada (GM). "La proteína cianovirina se inserta en el genoma de la soya y sirve como prevención, porque se une a la pared del virus, de manera que no puede multiplicarse", dice Elibio Rech, investigador de Recursos Genéticos y Biotecnología de EMBRAPA y asesor de la Junta de información sobre biotecnología (CIB).

El especialista explica que el medicamento producido a partir de la soya se desarrolla en forma de gel y debe ser utilizado por mujeres en el área de la vagina antes de la relación sexual. La idea es que la alternativa sea ampliamente utilizada en África, con el fin de evitar que el continente siga incrementando la más alta incidencia de SIDA en el mundo.

El estudio fue premiado el 15 de noviembre por el Consorcio de Laboratorios del Atlántico Medio Federal (MAR FLC). El trabajo demostrado y publicado en un artículo el 2015, mostró que las semillas de soya genéticamente modificadas son una bio-fábrica viable para la producción en gran escala, la proteína extraída de las cianobacterias (microorganismos conocidos como algas azul-verdes), siendo eficaz contra el virus puede conducir a frenar la expansión del SIDA.

SIDA: gel hecho para las mujeres

El proyecto tiene como objetivo liberar a la distribución en África. "La mujer termina teniendo pocas opciones [prevención], y si el hombre se niega a usar un condón, tiene esta opción", se explica. Esto no significa, sin embargo, que en el futuro el recurso no se utilice para la prevención y el tratamiento de los hombres. "Hay estudios en monos e indican que la eficacia de la cianovirina en la inhibición de la replicación del VIH", completó la declaración.

Para la distribución del gel en el continente africano, se ha hecho una alianza con el Consejo de Investigación Científica de Sudáfrica. Sin embargo, la estimación de entrada al mercado también depende de la colaboración con un laboratorio para la producción a gran escala, lo que dificulta la espera su lanzamiento en el mercado.

"Técnicamente, lo más complicado ya se ha logrado. Pero ahora dependerá de los intereses políticos, farmacológicos. Es una etapa de desarrollo en que hay cuestiones que no son puramente técnicas", dice el científico.

El científico dice que, en un primer momento este producto no se utilizará como un retroviral para el tratamiento después de contraer el virus, o para la producción de una vacuna. "Tal vez hay otras mejores candidatos [para una vacuna], pero abre la posibilidad de unir la cianovirina con otro antiviral", dice. Por otro lado, la innovación también puede ser capaz de hacer frente a otros virus, como el de la influenza (gripe causante) y la hepatitis.

Soya brasileña

Actualmente, la producción de gel se lleva a cabo en EMBRAPA en Brasilia, con la coordinación de Elibio Rech, que enfatiza: "Esta soya no es, ni será, utilizado en cadena de alimentos o piensos. Es una semilla tratada reguladora distinta a la producida en la vegetación local controlada".

El investigador explica que debido a la especificidad, este producto genéticamente modificado no puede ser producida en cultivos ordinarios: "No llegará a las manos de los consumidores. Se hace en condiciones de confinamiento". Además, la soya utilizada en la lucha contra el SIDA es brasileña, de acuerdo con el científico, que también revela algo de la historia del proyecto, que comenzó en el año 2016:

"El INH descubrió la cianovirina en algas en el océano. Recogió y realizó varias pruebas que han demostrado la eficacia en la prevención de la proliferación de virus VIH. En una visita que hice a los Estados Unidos, discutí la posibilidad de elaborar esta proteína [de la soya] porque EMBRAPA tiene la patente de esta soya transgénica. Así que decidimos, juntos, insertar el gen en la semilla de soya". 

El investigador de EMBRAPA espera que la técnica se pueda repetir con varias otras moléculas, para su uso en vacunas contra el dengue y la malaria, y los tratamientos para el cáncer de mama, por ejemplo.

 Traducción: Cecilia González P.

 

Publicado: 07 de diciembre de 2017

Fuente: Gazeta do Povo

Atrás

También puede interesarte leer