El nuevo Lysenkismo de Rusia o cómo fallar en reportaje científico



Hace un par de semanas, se me pidió refutar el blog de un pseudo periodista, que logra desinformar con sus escritos sobre el tema OGM y Rusia. Luego de revisar quien es el autor (Rafael Palacios Lopez y su blog RAFAPAL, conocido en la esfera de bloggers de España como un “mercenario de la información”) y quienes son algunos de sus financiadores, me tomé el tiempo para elaborar algunos puntos a tomar en cuenta sobre la nota publicada en su blog del pasado 10 de marzo del presente año, que lleva por título “Rusia prohibió los transgénicos porque sus científicos comprobaron que generaban hermafroditas -disfunción de género”.

Debo aclarar que RAFAPAL se describe como un blog de: ”periodismo para mentes cósmicas (conspiración, new world order, nueva era, energía libre, extraterrestres, ufo, ovni, espiritualidad, matrix)”; cualquier periodista que maneja y sabe sobre temas científicos descalificaría la nota sólo con esta presentación. No incluyo el enlace del funesto blog por respeto a los lectores, pero ustedes pueden buscarlo si realmente quieren revisar un caso de cómo no hacer periodismo científico. De manera puntual iniciamos:

  1. Rusia actualmente tiene más de 20 eventos OGM aprobados ya sea para su consumo humano como para su cultivo, permisos que están VIGENTES: 12 eventos de maíz, 2 de papa, 1 de arroz, 8 de soja y 1 de betarraga. Todos eventos OGM que si bien no pueden cultivarse por una prohibición del gobierno central, pueden ser consumidos en productos elaborados provenientes de otros países.
  2. El autor mezcla e intenta inútilmente hallar una relación entre trans-génico y trans-género, lo que delata a simple vista el desconocimiento total sobre el tema técnico de transgénicos, OGM y mejoramiento de cultivos a través de biotecnología.
  3. El 2do párrafo menciona el “extraño” poder de los transgénicos para modificar la sexualidad humana. Está comprobado científicamente que al alimentarnos NO ABSORBEMOS genes de los alimentos. Al contrario, antes que cada alimento (OGM, convencional u orgánico) termine de recorrer el esófago, este será desintegrado en moléculas más simples, por lo que el organismo asimila nucleótidos u aminoácidos, no GENES.
  4. Teniendo en cuenta esto, cabe aclarar que el 3er párrafo trae un término que es lo último que el #FakeNews organizado desde Rusia anda promoviendo en torno al tema de alimentos y cultivos OGM: la METILACIÓN. Este es un proceso normal por el cual se añaden grupos metilo al ADN. Este proceso que se da naturalmente en cada mitosis y meiosis, modifica la función del ADN cuando se encuentra en el gen promotor, y no es algo exclusivo que es producido por los transgénicos. En cada mutación espontánea que se da en la naturaleza también ocurre. Pero, si no absorbemos como tal los GENES de un transgénico ¿cómo puede entonces ser posible que este genere este supuesto cambio en nuestra expresión genética?.
  5. Rafael Palacios cita a un activista ambiental de formación profesional en el área de la zoología (David Suzuki), que ha sido rebatido varias veces por genetistas o biólogos moleculares ante sus clamores en contra de esta tecnología. Suzuki ignora que hoy la genética nos ha revelado que la transferencia HORIZONTAL de genes se dá de manera natural entre distintos organismos del mismo género e incluso entre organismos de reinos distintos (por ejemplo, la yuca naturalmente transgénica). Según el descalificado “científico”, los GENES transgénicos “corren por nuestro organismo a su antojo”, Refuté esta errónea afirmación en el punto (3). Para ahondar en el tema se puede leer el resumen en español de un extenso estudio hecho en Dinamarca al respecto.
  6. El 5to párrafo inicia citando una investigación científica de mayo del 2015, cuyas variables experimentadas tienen que ver con diferentes niveles HORMONALES en los ratones y en ningún caso mencionan que los ratones hayan sido alimentados con OGM. Ya sólo este punto es razón suficiente para que en el periodismo científico se descarte esta nota como “VERAZ”, al demostrar clara manipulación de información para generar una idea de falso peligro.
  7. El 6to párrafo, luego de expresar un par de ideas enredadas, menciona que los “científicos rusos” han encontrado cómo actúa esta “curiosa” metilación de los OGM en el ADN humano. La fuente para tan EXTRAORDINARIA afirmación es una noticia del medio RT, cuyo título traducido al español informa: Rusia busca convertirse en el principal exportador de alimentos orgánicos a medida que Europa ve el futuro en OGM. En ningún lugar de esta nota se puede “descubrir” cómo es que los “científicos rusos descubrieron el mecanismo de metilación de un OGM sobre el ADN humano”. El párrafo concluye con la aún más extraordinaria y clásica afirmación de los activistas contra la ciencia: que los OGM son los causantes de todos los males del mundo (¿cuál es el respaldo científico para esta afirmación?).
  8. Se debe recordar que son más de 280 academias de ciencias e instituciones públicas de investigación que avalan los OGM. Si el autor puede refutar con sustento veraz a las más de 280 instituciones, sería más convincente.
  9. Los investigadores serios, tienden a bromear que si el único argumento de los que se oponen a los OGM es usar ad nauseam la palabra Monsanto, entonces ya perdieron el argumento. El “mercenario de la información” lo hace, ignorando que los OGM, en pleno 2018 ya no son exclusivos de la “temible” MONSANTO, pero son desarrollados y producidos por instituciones de investigación nacionales, como es el caso de EMBRAPA, NIB en Bangladesh, Universidades en Uganda, Kenia, Tanzania, Sud África y Mozambique.
  10. En la parte final, menciona muy de refilón el último escándalo ruso. El pasado 25 de febrero, una investigación de la Iowa State University, demostró como medios de comunicación como RT y Sputnik (financiados por el gobierno Ruso) contienen un alto número de notas referidas a los OGM, con referencias negativas y sin sustento científico para generar temor y rechazo en los consumidores.
  11. El objetivo de Rusia, al parecer, es el de ser líder en producción orgánica mundial, por lo que tumbar los mercados de cultivos OGM les sería de mucho provecho.
  12. La entrada de blog, desde luego hace caso omiso a que la misma RT publicó 9 de junio del 2016 una nota cuyo título puede traducirse como: “Los científicos presionan por el levantamiento parcial de la prohibición de producción de OGM en Rusia”. Esta nota menciona que la Academia de Ciencias Rusa se dirigió al parlamento para pedir que se levante la prohibición de producir OGM, al menos para investigación científica bajo condiciones controladas y debidamente registradas. Son “tan malos” los OGM, que la misma Academia de Ciencias de Rusia pide que se les permita al menos desarrollar investigación. Mientras Rusia trabaja para mostrar  a los OGM como los más malos de la película, Cuba ya desarrolló por cuenta propia maíz y soja OGM, además de al menos 3 eventos más.
  13. Rusia continua importando aceite de la semilla de soja, así como aceite de la semilla de canola. Los mayores productores para estos dos productos, siguen siendo países donde los OGM están aceptados para su consumo y para su producción (Estados Unidos, Canadá, Brasil y Argentina).

Al parecer, Rusia está ejecutando un nuevo lysenkismo - campaña política contra la genética y la agricultura basada en la ciencia que sucedió en la URSS desde 1930 hasta 1960 - al preferir la ideología sobre el fundamento científico, tal como lo hicieron al despreciar el trabajo y avance que había logrado Nikolai Vavilov en cuanto a mejorar la producción agrícola.

Los conceptos no Mendelianos de Trofim Lysenko, hallaron el beneplácito de J. Stalin, quien mandó a arrestar a Vavilov en 1941 y que luego de cambiar la sentencia de muerte a una de arresto por 20 años, murió de hambre en 1943. En 1965, Khrushchev retiró a Lysenko como director del Instituto de Genética de la Academia Soviética de Ciencias, tras haber obstaculizado el progreso científico y agrícola de la URSS.

Rusia en su afán ideológico, que clasifica el uso de OGM como parte del capitalismo, quiere hallar la excusa para rechazar el que sus propios científicos desarrollen soluciones con esta tecnología para su propio beneficio.

Así pues, el falso periodismo científico y RAFAPAL son la misma cosa. Más provecho sacaría el autor y los lectores en instruirse sobre genética para que dejen de tomar el pelo y asustarse sin fundamentos.



Publicado: 05 de abril de 2018